jueves, 8 de noviembre de 2012

YO VOY A LA HUELGA EL 14 N

Yo voy a la huelga el 14 N, formaré parte de los piquetes informativos y acudiré a la manifestación.  Sé que a muchos os parecerá  un método anticuado, incluso peligroso o que secundándola  estoy tirando el dinero. Lo digo porque se me dijo en alguna reunión.   Sin embargo yo sigo creyendo que la unión de todos hace la fuerza, creo en la solidaridad y cuando ningunean el diálogo social, no nos queda otra acción que la huelga. Ante una agresión tan desmedida la contestación tiene que ser acorde.

A mí,  no me han convencido desde el Gobierno del PP.  Yo sigo creyendo que no tienen razón y que hay otra forma de salir de la crisis.  Nos intentan convencer que la huelga es nefasta para el país.  ¿para qué país? porque para muchos ciudadanos ya está siendo nefasta, y si ellos se ven afectados "que se ..."

Es una huelga que supera el ámbito sectorial de la educación.  Las medidas que nos exigen desde Europa y Alemania no funcionan, como lo demuestra la situación por la que está pasando un alumno tan aplicado como Grecia.  Cada cierto tiempo los ciudadanos griegos sufren los recortes impuestos y su situación económica va a peor.  ¿Ese es el futuro que nos espera en España?.

Es verdad que se está cumpliendo con el objetivo del deficit, pero a costa de una caída brutal del consumo, un aumento del paro sin precedentes, el desmantelamiento de la sociedad del bienestar y un aumento de la inflación que tiene una alta repercusión en las rentas de la mayoría de la sociedad. 

Es una huelga "constitucional";  "solidaria";  "necesaria" y convocada por "dignidad".

La convocamos como ciudadanos por los recortes en la educación y en la sanidad;   recortes que están afectando a la cohesión y a la equidad social.  La convocamos también como empleados públicos, por la pérdida del poder adquisitivo (recortes en nuestros salarios y pérdida de la paga extraordinaria); y como trabajadores en el sector privado porque es imposible cerrar los convenios colectivos ya que el empresariado está a la espera de aplicar la normativa que desregula la negociación y de aplicar la reforma laboral.  Y nos afecta como profesores por el empeoramiento de las condiciones laborales y retributivas a que nos vemos sometidos.

Es una "huelga política" porque la convocamos en contra de una determinada política económica que hace un Gobierno.  Pero también es un hecho político el no convocarla  porque defiende la política del PP y manifiesta una sumisión ante el Gobierno.