Ir al contenido principal

Cataluña... sigue ahí.

La acción del 155 y de la justicia han aplacado las inercias separatistas del Parlamento catalán, las han acallado pero los dos millones de personas que votaron independencia, siguen ahí, defendiendo sus posiciones a pesar de que tengan un Presidente huido y un Vicepresidente en la cárcel.  Esta situación continuará hasta que se constituya un nuevo gobierno y puedan cambiar esas inercias y se normalicen con el juego político del Parlamento, dentro del marco jurídico.  Lo contrario es la aventura de la ilegalidad con imprevisibles y desconocidas consecuencias políticas, que nos colocaría a todos y no sólo a Cataluña en la senda de la inestabilidad.
Es cierto que unos actuaron con su exigua mayoría del Parlamento al margen de la legalidad y otros trasladaron la responsabilidad de gobernar a los jueces, sin embargo, el problema más o menos latente, sigue presente en la sociedad en espera de encauzarlo para buscar una salida razonable para todos.
Hacer política es pactar, es acordar desde posiciones contrarias, es poder incluso pactar los desacuerdos, lo contrario es vencer o derrotar y eso es retrasar la solución política a los problemas.  En este contexto no acabo de entender como personas que pueden ser interlocutoras de una parte, continúan en la cárcel en situación de "presos preventivos" cuando no han sido juzgados ni tienen fecha de juicio y cuando el delito que se le imputa de rebelión ya ha sido finiquitado con las elecciones, ahora estamos en otro momento político y no veo ningún problema a que esperen la fecha del juicio fuera de la cárcel.  Como esto de la justicia tienen muchos foros donde se deciden los recursos, me temo que los jueces españoles se pueden volver a columpiar ante los jueces europeos, es simplemente una impresión y una opinión de una persona que no es jurídica, pero decisiones que no son equilibradas ni proporcionales, otros decidirán y equilibrarán.
Cuando en gran parte de España está creciendo un sentimiento centralizador y contrario a que las Autonomías gestionen aspectos sensibles e importantes para la ciudadanía; y en otros territorios crece la demanda de más autonomía e incluso de independencia de una parte importante de la sociedad (tengan o no mayoría), el país tiene un grave problema que no se puede solucionar exclusivamente con la justicia, sino con proyectos políticos que nos unan, al menos con acciones políticas que sumen cada vez más voluntades y convenzan cada vez a más ciudadanos para que abandonen las posiciones segregacionistas.   Para eso necesitamos de relatos creíbles, de líderes y coraje para llevarlos adelante.  Uno de los problemas del pacto constitucional de la transición fue como configurar el Estado.  Salíamos de una dictadura donde el concepto de "España, grande y libre" seguía extendiendo sus tentáculos hasta la mesa de negociación.  La solución que aportó el entonces Presidente Suarez fue "el café para todos"; fue un grave error, pues suponía igualar a todos con el mismo rasero, sin embargo como se está demostrando los sentimientos de la ciudadanía con respecto a la configuración del Estado son muy diferentes.  Ese sentimiento centralizador, da la razón a las periferias que se oponen, estamos en un momento clave para intentar cerrar un nuevo acuerdo sobre el título VIII de la Constitución.
El país necesita de líderes políticos y sociales (no de Rajoes) con una visión global y con un proyecto de país que nos haga avanzar a todos juntos y que englobe (o acuerde) las diferencias.
Y en este contexto, ¿la izquierda dónde está?, el PSOE, mantiene su planteamiento federalista para todo el país, que si bien ahora no está en la agenda política, puede ser clave para salir de este entuerto, además, el PSC ha buscado su propio espacio y un discurso propio en Cataluña, (en los elecciones no obtuvieron los resultados esperado y eso genera dudas sobre la política realizada).  El resto de partidos está más pendiente en no desgastarse y en tacticismos cortoplacistas y han dejado que la agenda social esté por debajo de la agenda territorial. Y mientras tanto C's a esperar a las próximas elecciones subido en la ola centralizadora de toda España.

Entradas populares de este blog

En Educación, habiendo jueces para que los políticos.

Ahora entiendo como defienden los partidos políticos con uñas y dientes su cuota de poder para imponer a los magistrados en los foros judiciales colegiados, es ahí y no en la política, donde se determinan las cuestiones que nos importan a todos. Hay una máxima democrática que nos recuerda que las sentencias judiciales hay que  acatarlas, pero otra cosa es entenderlas y compartirlas.  En educación llevamos algún tiempo que las sentencias judiciales determinan las políticas educativas y siempre se inclinan para favorecer a la Iglesia y a las tesis conservadores.  En Aragón una sentencia judicial otorgó los conciertos a un centro de Cuarte, en construcción, cuando estaba previsto construir un centro público, no acabo de salir de mi estupefacción.  Pero la última sentencia del Tribunal Constitucional ante un recurso presentado por el PSOE, si cabe, aumenta mi estupefacción.
Resumiendo, es constitucional segregar a los alumnos por sexos y recibir las subvenciones de los conciertos,   es co…

¿Por qué es imposible el Pacto Educativo?

Los trabajos que se realizaron tanto por parte de los expertos como por parte de los representantes de la organizaciones sociales de la comunidad educativa nunca cristalizaron en un acuerdo que se pudiese trasladar a la legislación educativa y por tanto que pudiesen estabilizar una ley educativa.  Los diferentes Gobiernos, dependiendo de su ideología van recogiendo las ideas de la base social más afines a sus ideas y desprecian las del otro campo ideológico.  Así viene sucediendo en la educación de nuestro país yo diría, que incluso, desde la transición.  Pero todos esos trabajos que periódicamente se vienen configurando junto a los numerosos debates que se realizan han dado argumentos a un modelo bipolar que sustenta a los dos modelos educativos que dan sustento a las dos formas que se han configurado en educación, una conservadora y otra progresista, que cada vez más se separan del deseable consenso y buscan argumentos y fundamentos ideológicos que fortalecen sus posiciones pero que…