Ir al contenido principal

Los pleitos de la nobleza dan argumentos jurídicos a la plurinacionalidad en España

Hace unos días hojeando la prensa me encontré con un curioso artículo firmado por Eduardo Bayona  (diario Publico) en el cual analizaba varias sentencias del Tribunal Supremo referentes a la nobleza que seguramente no van más allá desde el punto de vista político, que no jurídico, de un juego dialéctico, de un corta y pega y no transferible a la situación política actual, sin embargo, por su interés me lleva a realizar algunas reflexiones.  Fundamentaba sus argumentos el tribunal Supremo en que el concepto de España no nació con la unión de los Reyes Católicos como reiteradamente nos indican los textos que se utilizan en educación, ya que tanto Castilla como Aragón mantuvieron sus fueros y peculiaridades que no unieron con el matrimonio de ambos. Para un convencido federalista y plurinacional esta reflexión me enganchó, además, me propuso una sugerente reflexión.
Leyendo el artículo se nos presenta una primera duda ¿cuándo nace el concepto España como nación?.  Parece que la demarcación geográfica es clave en lo que entendemos como nación, unida a la vecindad y a las relaciones culturales, sociales, económicas y políticas que se dan entre los diferentes pueblos que engloban esa demarcación geográfica.  Es más, creo, que lo que hace que un territorio sea una nación es configurar un proyecto en común dentro del marco internacional y la voluntad firme de querer pertenecer a ese proyecto.
Para que no quede ninguna duda sobre mi posicionamiento, considero que el nacionalismo como instrumento político en el siglio XXI para conseguir la separación de una parte del territorio no cabe en las relaciones políticas internacionales y mucho menos en el marco de la Unión Europea actual, más interesada en construir una Europa Federal que una a los diferentes países en la diversidad cultural que en apoyar intentos segregacionistas que desestabilizarían las fronteras de la propia UE.  Es más, como vemos en Cataluña dividen a la sociedad, y no a la española, sino a la propia sociedad catalana generando conflictos en la vida cotidiana de los propios catalanes. Incluso, los bloques sociales formados no legitiman, aunque se tenga uno exigua mayoría, a romper los marcos nacionales e internacionales ni las fronteras actuales.  También es cierto que en la actualidad en España tenemos la Constitución como marco jurídico referencial que nos define como nación, aunque algunos insistamos que ese marco se debe modificar para que nuestro país se convierta en un Estado Federal Plurinacional.
Dicho esto, vamos a adentrarnos en las reflexiones del propio artículo realiza y  que parte de la idea que los Reyes Católicos no fundaron el Estado español.
El Tribunal Supremo, al resolver el pleito de los descendientes del marqués de Oyra (título nobiliario establecido por Felipe II en Sicilia, una isla que se integró a la Corona de Aragón), fundamenta en su resolución judicial que medio siglo después de la muerte de Fernando de Aragón (1516) y de Isabel la Católica (1504), las dos Coronas seguían siendo independientes y autónomas.  La sentencia del tribunal supremo aclara que esta circunstancia  lleva a que ese título nobiliario está supeditado a la aplicación del régimen jurídico propio de los títulos aragoneses, y por tanto a los títulos nobiliarios concedidos por la Corona de Aragón, no le es aplicable la legislación de Castilla.
Las resoluciones del pleito hacen referencia a un dictamen del Consejo de Estado con fecha del 15 de diciembre de 1995 en el que queda reflejado el origen y pertenencia del título.
No es la primera vez que el Tribunal supremo ratifica la existencia de más de un Reino, y por tanto más de un Estado, en la península Ibérica con posterioridad a los Reyes Católicos y sin incluir a Portugal.
En otro pleito dirimido en el 2015, referente a la baronía turolense de Pobedilla, el tribunal dejó claro que el Reino de Castilla y la Corona de Aragón seguían siendo entidades autónomas diferenciadas, incluso tras la llegada de los Borbones con la victoria de Felipe V en la guerra de Sucesión y la publicación, entre 1707 y 1716, de los decretos de Nueva Planta, con los que se desmanteló las instituciones propias de los territorios que integraban el segundo de esos sujetos políticos.  En este caso, esa baronía de Pobedilla creada en 1728, que según el Tribunal Supremo era un título del Reino de Aragón exclusivamente.
La firma del Duque de Anjou nunca incluyó la palabra de España y tampoco figuró en las rúbricas de los reyes de la casa de Austria, ni tampoco en los reyes Católicos.  Aquel se titulaba monarca de los 24 reinos, entre los que estaban Aragón y Castilla y otros que se habían incorporado a esas dos Coronas con mayores o menores dosis de autonomía:  León,  Navarra,  Granada,  Toledo,  Valencia,  Galicia,  Mallorca,  Menorca,  Sevilla,  Córdoba,  Murcia,  Jaen,  Canarias,  Algeciras y también las dos Sicilias.  El listado incluía los títulos nobiliarios como el condado de Barcelona y los Señoríos de Vizcaya y de Molina.
Difícil sacar conclusiones determinantes para la actual concepción política, pero la lectura del artículo de Eduardo Bayona deja claro que la uniformidad en nuestro país no cabe y que la unión que representa el concepto España se basa en unir la diversidad con más o menos autonomía entre las diferentes comunidades Autónomas y las diferentes naciones que componen ese concepto de España.
Quisiera acabar con unas reflexiones de Lorca que nos ayuden a posicionarnos de una manera equidistante hacia un mal entendido nacionalismo:   "yo soy hermano de todos y execro al hombre que se sacrifica por una idea nacionalista abstracta por el sólo hecho de que ama a su patria con una venda en los ojos.  El chino bueno está más cerca de mí que el español malo.  Canto a España y la siento hasta la médula, pero antes que esto soy hombre del mundo y hermano de todos".

Comentarios

Entradas populares de este blog

Dos formas de entender el Socialismo en el seno del PSOE

De forma periódica oímos a diferentes responsables políticos del socialismo dar su versión sobre un hecho que no coincide con las manifestaciones de otros responsables políticos y esto, que descoloca a la militancia y a la sociedad, cada vez es más usual.
Tradicionalmente conviven una forma de entender la economía más liberal, vista bien por una parte social más vinculada a la empresa o al mundo financiero, con otra más vinculada a los planteamientos cercanos a su base social sindical. Al no  cuestionar el libre mercado, ni el sistema financiero, ni por supuesto la empresa entendida como el motor de la economía, esas dos sensibilidades económicas, cohabitan más o menos sin conflictos, ya que ambas tienen como objetivo final mejorar la vida de la ciudadanía desde un planteamiento social.
Las dos sensibilidades económicas del PSOE coinciden en líneas generales cuando gobiernan en las diferentes CCAA, las diferencias en la gestión entre gobiernos autonómicos no son significativas, la ciu…

Los Presupuestos, un nuevo reto para Pedro Sánchez, ¿y van...?

Los Presupuestos pactados con Podemos y con el visto bueno de Bruselas empiezan su calvario parlamentario para que sean una realidad o la antesala de unas nuevas elecciones generales. Y digo calvario porque no sólo la derecha en su conjunta los rechaza, según ellos por "cesiones a los independentista" y los propios independentistas también los rechazan ya que su apoyo lo condicionan a mejorar la situación judicial de los presos. Pero tampoco sus aliados de Podemos lo tienen claro al entender que no cumplen con todos los postulados (política de vivienda) que negociaron para su elaboración. Mal lo tiene Pedro Sánchez, pero si hay algún político imprevisible y acostumbrado a salir de atulladeros peores, ese es Pedro Sánchez.
Los Presupuestos son unas cuentas sociales que intentan atender a las capas sociales mas desfavorecidas o afectadas por la crisis, el 57% está dedicado a gasto social.  Están equilibrados ya que los gastos financieros suponen 5,3% y están por debajo de lo q…

Errejón ... ¿traidor o visionario?.

La apuesta de Errejón por "Más Madrid" de la alcaldesa Carmena, aunque haya sorprendido y descolocado a muchos, era evidente desde Vistalegre con dos sensibilidades ideológicas diferentes y dos formas diferentes a la hora de hacer política. Y eso se agrava al tener ambas opciones líderes potentes, ahondando en que la brecha sea cada vez más profunda entre ambas opciones.
Carmena fue el primer aviso. No estaba dispuesta a seguir la disciplina de un partido como Podemos que le imponía determinadas personas con las que no compartía ni estrategia ni planteamientos, la siguiente fue Bescansa y ahora Errejón.
Hay un hecho que Podemos no ha superado y que muchos votantes (que no afiliados o registrados) no entendieron ni perdonan y fue dejar gobernar a la derecha cerrándole el paso a Pedro Sánchez.  Ese odio visceral hacia el socialismo, encarnado en Andalucía por Teresa Rodriguez que marca toda la estrategia al partido, no lo ha entendido parte de sus votantes y por lo que se ve a…