Ir al contenido principal

Arrimadas gana la batalla electoral e Iceta la pierde.

El feudo que tradicionalmente había votado rojo el 21D se volvió naranja.  El debate sobre el color  de las banderas se antepuso al del modelo de sociedad, y dejó al PSC (y a Común) en un campo político indiferente para la mayor parte de la sociedad que trasladó el color de sus banderas a la papeleta del voto.  En esa contienda no podía entrar el PSC (ni Común) que había construido un relato basado en la transversalidad y en construir los puentes necesarios para ir mermando la confrontación de los dos bloques sociales, el 21D pasó por encima de todo intento de discursos inclusivos y no cupo el eslogan de "un sol poble".  El socialismo no puede entrar en esa guerras de banderas, en defender rancios patriotismos y dejar al margen la lucha por una sociedad más justa y solidaria interretorialmente y, eso,  a pesar del coste electoral que conlleve para las siglas. Arrimadas ganó las elecciones envuelta en la bandera española pero desconocemos sus propuestas para la sociedad catalana que no sean volver a la españolidad. 
El área metropolitana de Barcelona y Tarragona que había conectado tradicionalmente con la izquierda (de forma significativa con el PSC) y que había sido el contrapunto frente a las veleidades independentistas de la Cataluña rural e del interior esta vez le dio la espalda al socialismo porque antepusieron la identidad territorial por encima de su sentimiento social de izquierdas, la polarización del debate les hizo priorizar la identidad nacional.  Es posible que las alegrías de Iceta en un discurso con guiños continuos al soberanismos (intención de pedir el indulto, oponerse en un primer momento al 155 ... ) lo alejó de sus bases naturales, pero por otro lado no le quedaba otra opción si el PSC quería jugar la baza de la integración.
Las dos mitades en las que está inmersa la sociedad catalana hizo fracasar todo intento de integrar dentro de un mismo proyecto colectivo a sensibilidades catalanistas y españolistas.  El PSC fue históricamente el lugar de encuentro de esas dos Cataluñas que siempre se han mirado con recelo.  Se han producido abandonos del partido de una u otra sensibilidad en momentos puntuales e incluso está siempre la amenaza desde Ferranz de presentarse en Cataluña con las siglas del PSOE si el PSC se posiciona cercano a las tesis soberanistas.
El triunfo de Arrimadas lo cimentó en levantar un muro excluyente frente al muro separatista también excluyente.  Son dos muros que políticamente se transforman en un pulso, y eso, o bien se gana o bien se pierde, pero en ningún caso deja ningun margen explorar un futuro juntos.  Podemos afirmar que Arrimadas ganó la elecciones, pero España las perdió.
Para constituir el nuevo gobierno, antes, hay que resolver varias claves:  situación de los presos de la anterior legislatura,  la retirada del 155,  la exigencia, o no, de la república catalana  ... Ante esta situación tan complicada se generan dudas acerca de un hipotético acuerdo entre los independentistas para formar gobierno.  Una de las dudas la genera la posición tan beligerante en defensa de continuar con la vía unilateral de la CUP, pero también, y no menos importante, quien tiene más apoyos para optar a la Presidencia (y resolver antes la situación anó,ala de los dos presidenciales).  A estas alturas del debate y aunque los Comunes dijeron que se quedarán en la oposición, las presiones de parte de sus bases, pondrán a Domenech y a Pablo Iglesias en una situación muy incómoda y no se descarta la posibilidad que los Comunes sustituyan a la CUP  como tercer partido del bloque independentista.
Veo a Arrimadas cómodamente asentada como jefa de la oposición en el Parlament en espera de nuevos acontecimientos y a  Iceta buscando una salida del laberinto político que el resultado de las elecciones ha metido al PSC.
Como resumen podemos afirmar:  el C's ganó las elecciones por primera a vez al independentismo y de forma incuestionable,  se consolida el independentismo y se derrumba el PP pasando a ser una fuerza política insignificante en Cataluña.  Me temo que la segunda vuelta de estas elecciones no resolverían ni aclararían nada y por tanto con este mapa electoral habrá que hacer política y componer un nuevo gobierno, aunque esté en una situación complicada e inestable.  Puigdemont ha salido fortalecido de esta contienda, y aunque su situación es complicada jurídicamente, la realidad es que no le vendría mal un golpe de realismo y pensar que la fuerza de los independentistas no es suficiente para seguir con su hoja de ruta;  y por otro lado Rajoy debe cambiar de estrategia, con él crece el independentismo y coloca la cuestión de identidad como el centro de la política con las consecuencias nefastas para todo el país.  Su gestión ha permitido la eclosión de C's que se ha convertido en una amenazo para el PP, no sólo en Cataluña, sino en el resto de España.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Dos formas de entender el Socialismo en el seno del PSOE

De forma periódica oímos a diferentes responsables políticos del socialismo dar su versión sobre un hecho que no coincide con las manifestaciones de otros responsables políticos y esto, que descoloca a la militancia y a la sociedad, cada vez es más usual.
Tradicionalmente conviven una forma de entender la economía más liberal, vista bien por una parte social más vinculada a la empresa o al mundo financiero, con otra más vinculada a los planteamientos cercanos a su base social sindical. Al no  cuestionar el libre mercado, ni el sistema financiero, ni por supuesto la empresa entendida como el motor de la economía, esas dos sensibilidades económicas, cohabitan más o menos sin conflictos, ya que ambas tienen como objetivo final mejorar la vida de la ciudadanía desde un planteamiento social.
Las dos sensibilidades económicas del PSOE coinciden en líneas generales cuando gobiernan en las diferentes CCAA, las diferencias en la gestión entre gobiernos autonómicos no son significativas, la ciu…

Los Presupuestos, un nuevo reto para Pedro Sánchez, ¿y van...?

Los Presupuestos pactados con Podemos y con el visto bueno de Bruselas empiezan su calvario parlamentario para que sean una realidad o la antesala de unas nuevas elecciones generales. Y digo calvario porque no sólo la derecha en su conjunta los rechaza, según ellos por "cesiones a los independentista" y los propios independentistas también los rechazan ya que su apoyo lo condicionan a mejorar la situación judicial de los presos. Pero tampoco sus aliados de Podemos lo tienen claro al entender que no cumplen con todos los postulados (política de vivienda) que negociaron para su elaboración. Mal lo tiene Pedro Sánchez, pero si hay algún político imprevisible y acostumbrado a salir de atulladeros peores, ese es Pedro Sánchez.
Los Presupuestos son unas cuentas sociales que intentan atender a las capas sociales mas desfavorecidas o afectadas por la crisis, el 57% está dedicado a gasto social.  Están equilibrados ya que los gastos financieros suponen 5,3% y están por debajo de lo q…

EL sindicalismo, ante nuevos retos.

Hace 30 años de la huelga general del 14 de Diciembre que consiguió doblegar las intenciones de un Gobierno socialista que desde el punto de vista económico y de relaciones laborales empezaba a hacer guiños a una tercera vía de la socialdemocracia.  Fue el momento álgido del sindicalismo en nuestro país.  El sindicalismo fue el interlocutor de la clase trabajadora (de la ciudadanía) ante los poderes del Estado y poderes económicos. Reaccionó con una huelga general altamente seguida por los trabajadores y con la comprensión de la sociedad.  En aquel entonces los sindicatos ganaron la batalla y ante la evidencia de que más del 90% de los trabajadores de este país siguió la huelga, el Gobierno de Felipe Gonzalez no tuvo más remedio que retirar su plan juvenil y sus intenciones sobre las pensiones no contributivas y sentarse a negociar con UGT y CCOO. El 14 D fue una victoria sindical sin paliativos.
Ahora, con una salida de la crisis de forma insolidaria y donde parte de los trabajadores…