martes, 6 de junio de 2017

¿Están en peligro las pensiones?

Sí,   las de ahora por el índice de revalorización que se trata de una congelación encubierta  y pierden poder adquisitivo año tras año y las pensiones del futuro por el factor de sostenibilidad, pensado para impedir el aumento del gasto cuando lo lógico es que aumenten las personas con derecho a pensión; es decir, que los 15 millones de pensionistas previstos para el 2050 recibirán la misma porción de la renta nacional que los 9 millones actuales.
El gran problema de las pensiones radica por un lado en la disminución de los ingresos de la caja de la seguridad social y por otro, desde que gobierna el PP, el fondo de reserva de la SS.SS. lo utilizan para cubrir otros gastos.  El PP recibió del gobierno de Zapatero un fondo de reserva de 67.000 millones de euros , que ha dilapidado.
España es también diferente en lo que se refiere a la gestión de las pensiones con respecto a los países del resto de Europa.  En estos, las pensiones están contempladas en los presupuestos generales lo que es una garantía de su mantenimiento;  la mayoría de los países de la Unión Europea tienen una tasa impositiva más fuerte, lo que supone un colchón económico para garantizar el estado del bienestar y por supuesto las pensiones.
En España, si sumamos a la liquidación del fondo de reserva, el insignificante impuesto de sociedades que pagan las empresas, si lo comparamos con Europa, ya que está en torno al 5% (muchas empresas con tasa 0),  eso sí, los impuestos por rendimiento del trabajo están entre el 15 y el 25%, es decir, las nóminas son las verdaderas sostenedoras del sistema de pensiones.  Del fondo de pensiones salen también partidas presupuestarias para el paro y para cubrir las pensiones no contributivas; dicho de otro modo, de las nóminas se están atendiendo necesidades sociales que tenían que estar sujetas a los presupuestos generales.  Con el fin de solventar estos problemas de falta de ingresos y aumento de gastos, el gobierno tiene previsto sacar deuda pública a costa de la SS.SS. lo que supone que el gobierno del PP gastó todo el dinero del fondo de reserva y dejará una deuda considerable para los próximos gobiernos.
Con estas políticas el problema no es sólo un problema para los pensionistas actuales, que con las subidas del 0,25% van perdiendo poder adquisitivo año tras año, el gran problema será el mantenimiento de las pensiones futuras ya que las previsiones, en el mejor de los casos, es que pierdan un 40% con respecto a las actuales.
Para solucionar este problema, sólo caben dos planteamientos, o bien realizar fondos privados de pensiones, que parece ser la solución del PP y de los bancos, o una revisión general de las pensiones para aumentar los ingresos de la caja de las pensiones y orientar esos ingresos exclusivamente a las pensiones.  Para aumentar los ingresos (según la UGT), habría que eliminar las subvenciones con cargo a la seguridad social y que el Estado asuma ese coste;  liberar a las cotizaciones de los gastos de la administración y que se costeen a través de los presupuestos;  levantar los costes de cotización para que los trabajadores que más ganan (8% de los trabajadores) coticen por todo su salario;  así y a todo los ingresos por cotizaciones no son en ningún caso suficientes, lo que hace necesario completar dichos ingresos por cotizaciones provenientes de impuestos.