sábado, 5 de abril de 2014

PISA, PISA Y MAS PISA

La obsesión por obtener buenos resultados en Pisa por parte de los responsables de la política educativa, va a hacer de la educación una carrera de obstáculos que persiga tan solo la mejora en las pruebas internacionales.  No podemos obviar los informes, ni dejar de tener en cuenta las recomendaciones de los expertos, pero hay que relativizarlos y no generar un alarmismo injustificado, ni utilizarlo para generar una corriente de opinión que justifique los cambios legislativos.
En las pruebas que evalúan las las competencias estamos mejor, aunque es cierto que bajamos en la que miden la resolución de problemas.  El mal rendimiento de los alumnos con peores resultados, hace que el rendimiento global sea peor.  Hay asignaturas troncales (matemáticas y lengua) que están muy relacionadas con los items de PISA, la LOMCE nos propone aumentar su horario en detrimento de otras asignatura, alejándonos de esta forma de una verdadera educación integral y olvidando que a través de todas las asignaturas se puede trabajar el cálculo y la comprensión, si así aparece como objetivo del proyecto de centro.
Quizás uno de los aspectos pendientes de nuestro sistema educativo es revisar la metodología que utilizamos para enseñar determinadas asignaturas (matemáticas y lengua).  Otro tema es la adaptación de los currículos a la edad evolutiva del alumnado,  hecho que han realizado los países que obtienen buenos resultados.  En Singapur, por ejemplo, han creado un plan para que los profesores sean capaces de generar un clima de trabajo en el aula que combine el trabajo individual de alumno con la exposición en grupo.  En Canadá también están experimentando con una nueva metodología que pone en contacto a escuelas, familias y empresa cuyo objetivo es conseguir el buen rendimiento escolar.
Según PISA  para conseguir el éxito escolar, se necesita trabajar en grupos pequeños, con diálogo permanente en clase, aprendiendo de los errores y poniendo en valor el papel de cada uno de los alumnos en clase.
¿El Ministerio sigue estás recomendaciones para mejorar los resultados?.  En vez de mejorar la metodología, en vez de revisar y mejorar la formación inicial y continua, nos proponen un sistema plagado de obstáculos para el alumnado, nos cierran los centros de formación y se olvidan del papel del profesorado como verdadero motor de la educación.