domingo, 13 de julio de 2014

Carta a Mariano Fernandez Enguita

Hace un tiempo que deseaba contestar (bueno, atreverme a contestar)  las declaraciones que M F Enguita realizó en el Periódico "Escuela".  Aunque en poco espacio vuelve a arrojarnos a la cara sus insistentes acusaciones de que trabajamos menos que nuestros colegas de Europa y de nuevo ve al movimiento sindical como un freno corporativo para avanzar. Como si todos los sindicatos fuéramos lo mismo y defendiésemos el mismo modelo de escuela, tuviésemos la misma ideología o nos negásemos  a negociar una carrera profesional o incentivos que reconozcan el trabajo bien hecho en el aula.

Vengo leyendo desde hace algún tiempo sus reflexiones y siempre me surge la misma pregunta,  ¿Ha tenido algún problema personal o profesional con algún docente en concreto?.  Si es así podría entender la idea que tiene sobre la profesión docente, aunque resulta triste trasladar las percepciones personales a la esfera de lo colectivo.  Si por el contrario no es así, voy a intentar contextualizar alguna de sus informaciones.

Nos dice "el lamento permanente, expresa por un lado incertidumbre e inseguridad, y es, por otro, una estrategia corporativa de la que abusa algún que otro sindicato".  Como siempre no nombra que Sindicato, sembrando la sombra hacia todo el movimiento sindical y utiliza el término Sindicato como símil de lo corporativo.   Le aclaro que la FETE, no se lamenta, lucha y moviliza en contra del descenso del PIB educativo del 5,2%  al 3.9% en el 2015, como así consta en los compromisos del Gobierno con la UE, y que es la base de los muchos problemas que tiene nuestro sistema educativo.

Es verdad que en número de alumnos por profesor, España está en la media de la UE  (son datos estadísticos y sino que se lo digan al profesorado de los barrios de las ciudades que están con las ratios a tope y con una  diversidad, sino cultural por el descenso de la inmigración, sí por la diversidad en el seguimiento de la clase de su alumnado).  Pero también según los informes internacionales, y no se destaca, España con respecto al Personal de Servicios Complementarios (graduados sociales, orientadores ...) estamos mucho peor que el resto de países.    La ratio es de 1 PSC/20 alumnos, mientras que en los países que más invierten en educación es de 1/7, le pregunto ¿tiene esto algo que ver en el rendimiento escolar?.

Realiza un juego de palabras entre el horario del alumno y del profesor para acabar reconociendo que los alumnos españoles son de los que más horas de clase reciben de los países de la UE y el profesorado está en la media.

Es cierto que nuestro sistema educativo tiene muchos problemas y que los resultados de nuestros alumnos en las evaluaciones internacionales no son buenos.  Que habrá que revisar la Formación Inicial y Permanente del profesorado, que el Ministerio tendrá que negociar un Estatuto que recoja la carrera profesional que suponga un incentivo para el profesorado (la FETE está dispuesta a negociarlo), que habrá que revisar la organización escolar, la dirección de los centros, la autonomía escolar, ...  Pero en cada uno de estos aspectos y otros que podamos remarcar el análisis y valoración será diferente entre todos los miembros de la comunidad educativa y la FETE como uno más está dispuesta a compartir sus planteamientos.   Lo que sí estamos convencidos es que el profesorado es una pieza más del sistema educativo y que se suma a otras piezas para formar el puzle que supone la educación. A cada cual lo suyo.