martes, 14 de mayo de 2013

LA INMIGRACIÓN ESCOLAR "SE INTEGRA"

Ahora que en el debate educativo el PP y parte de la comunidad educativa justifican los cambios que pretende el anteproyecto de ley LOMCE por los malos resultados que obtiene el alumnado español en las evaluaciones internacionales o por los altos índices de abandono escolar, nosotros queremos poner en valor la "equidad" y la tendencia hacia la "cohesión social" de nuestro sistema educativo.

Muchas veces hemos repetido que nuestro sistema educativo tiene problemas y que es necesario realizar un diagnóstico certero con el fin de reconducir y conseguir un mejor rendimiento escolar y una mejor utilización de los recursos de los que disponemos;  pero ello no nos debe impedir reconocer los éxitos de nuestro sistema educativo, que los tiene y muchos.

En este sentido cabe señalar el trabajo que, sobre inmigración escolar, ha realizado el Instituto Universitario Ortega y Gasset de la Universidad de Princeton.  En él, nos indican que el 50% del alumnado inmigrante de segunda generación se sienten españoles.  Los expertos confirman un avance constante hacia la integración escolar y lo atribuyen principalmente a que los alumnos se fueron escolarizando en la red educativa y no se formaron guetos escolares.  También señala que los inmigrantes de segunda generación comparten con los jóvenes españoles las mismas aspiraciones respecto a los estudios y al empleo,  el 70% de chicos y el 77% de chicas desearía cursar estudios universitarios.  Aunque sus expectativas de conseguirlo son, en muchos casos, inferiores, debido a los ingresos modestos que entran en sus hogares.  Sólo un 57% espera realmente acceder a la Universidad.

Después de observar a través de los medios de comunicación los problemas de integración que tienen los adolescentes en otros paises que incluso desembocan en violencia callejera ó en la pertenencia a güetos para poder identificarse con el grupo propio frente a la cultura donde están ubicados.  O los problemas que tienen países con los alumnos inmigrantes como consecuencia de la separación temprana dejando a los alumnos inmigrantes en las escuelas con menos posibilidades.   Debemos felicitarnos por este éxito del sistema educativo español.

No podemos olvidar que este reconocimiento viene como consecuencia del esfurzo presupuestario que se dedicó a la atención a la diversidad, al profesorado de apoyo y a la realización de programas especificos para ayudar a los alumnos que tienen problemas con su aprendizaje.  Ahora inmersos en una política de recortes generalizados desde el ámbito de todas las administraciones educativas, a buen seguro, que la integración se resentirá.  En un futuro si se hace el mismo trabajo por parte del Instituto Ortega Gasset, con casi toda seguridad los resultados no serán los mismos.

La derecha está obsesionada con poner cribas al alumnado para llegar a la Universidad; a aumentar la excelencia de unos pocos y olvidarse del resto del alumnado y a escuchar exclusivamente a "su" parte de la comunidad educativa para itroducir los cambios en la legislación educativa.  ¿Qué resultados tendrá el sistema educativo en un futuro próximo?.