Ir al contenido principal

EL sindicalismo, ante nuevos retos.

Hace 30 años de la huelga general del 14 de Diciembre que consiguió doblegar las intenciones de un Gobierno socialista que desde el punto de vista económico y de relaciones laborales empezaba a hacer guiños a una tercera vía de la socialdemocracia.  Fue el momento álgido del sindicalismo en nuestro país.  El sindicalismo fue el interlocutor de la clase trabajadora (de la ciudadanía) ante los poderes del Estado y poderes económicos. Reaccionó con una huelga general altamente seguida por los trabajadores y con la comprensión de la sociedad.  En aquel entonces los sindicatos ganaron la batalla y ante la evidencia de que más del 90% de los trabajadores de este país siguió la huelga, el Gobierno de Felipe Gonzalez no tuvo más remedio que retirar su plan juvenil y sus intenciones sobre las pensiones no contributivas y sentarse a negociar con UGT y CCOO. El 14 D fue una victoria sindical sin paliativos.
Ahora, con una salida de la crisis de forma insolidaria y donde parte de los trabajadores aún con contrato de trabajo, están cercanos a la pobreza, en donde las pensiones, contratos dignos y el derecho a la vivienda están en entredicho, se dan las circunstancias de convocar de nuevo una huelga general que defienda del poder económico y financiero los intereses de los más necesitados económicamente.  Sin embargo el movimiento sindical no la convoca, conscientes de que no tienen ni la fuerza ni el ambiente social necesario que tuvieron en el año 1988.  Es cierto que el Gobierno actual, con la escasa fuerza parlamentaria que tiene, está sintonizando con parte de las reivindicaciones sindicales, sirva como ejemplo la subida del SMI, no obstante, llama la atención el escaso protagonismo que el gobierno le da a las Organizaciones Sindicales aunque son reivindicaciones sindicales.
Pero, ¿por qué el Sindicalismo no reacciona?.
Varias son las causas y no sólo hay que buscarlas en ese ataque feroz del poder económico hacia el sindicalismo, ni en el desprestigio que ciertos medios de comunicación alentados por los Gobiernos del PP lanzaron para debilitar su fuerza y poder aplicar las reformas económicas liberales.
La clase obrera está fragmentada, las grandes empresas tienen a parte de sus trabajadores externalizados a través de empresas de subcontratación para abaratar costes y eso produce un efecto de individualismo competitivo entre los propios trabajadores. La precariedad de los contratos y el miedo a perderlos fomenta ese individualismo y hace que la fuerza de la unión que tuvo el sindicalismo se desvirtúe y debilite, la variedad de intereses de los autónomos fomenta también la competitividad entre ellos. Esa situación de precariedad laboral, de falsos autónomos, de jóvenes buscando su primer trabajo...exigen al sindicalismo nuevas formas de actuación para conectar con esos trabajadores que aún están buscando.
El Sindicalismo para dar respuesta a las muchas reivindicaciones sociales que fueron surgiendo a finales del siglo pasado y se mantienen en la actualidad. se sumó a ellas como una organización más, pero no puede olvidar, que junto a ese trabajo social, su esencia es la defensa de la clase trabajadora.
En el 14D UGT y CCOO recogían el sentir de la sociedad y de la clase trabajadora, ahora la sociedad se ha diversificado a través de movimientos reivindicativos transversales (igualdad de género, hipotecas, pensionistas, renta básica, vivienda digna ...) y el sindicalismo tiene que buscar su lugar en esta nueva situación de reivindicaciones sociales. En unos casos tendrá que acompañar, apoyar y compartir con otros el trabajo y el protagonismo y, en otros casos, liderar y buscar la confluencia entre todos y juntos poder levantar la voz y defender los intereses de quien representa, que no es otra que la clase trabajadora.

Entradas populares de este blog

En Educación, habiendo jueces para que los políticos.

Ahora entiendo como defienden los partidos políticos con uñas y dientes su cuota de poder para imponer a los magistrados en los foros judiciales colegiados, es ahí y no en la política, donde se determinan las cuestiones que nos importan a todos. Hay una máxima democrática que nos recuerda que las sentencias judiciales hay que  acatarlas, pero otra cosa es entenderlas y compartirlas.  En educación llevamos algún tiempo que las sentencias judiciales determinan las políticas educativas y siempre se inclinan para favorecer a la Iglesia y a las tesis conservadores.  En Aragón una sentencia judicial otorgó los conciertos a un centro de Cuarte, en construcción, cuando estaba previsto construir un centro público, no acabo de salir de mi estupefacción.  Pero la última sentencia del Tribunal Constitucional ante un recurso presentado por el PSOE, si cabe, aumenta mi estupefacción.
Resumiendo, es constitucional segregar a los alumnos por sexos y recibir las subvenciones de los conciertos,   es co…

Cataluña... sigue ahí.

La acción del 155 y de la justicia han aplacado las inercias separatistas del Parlamento catalán, las han acallado pero los dos millones de personas que votaron independencia, siguen ahí, defendiendo sus posiciones a pesar de que tengan un Presidente huido y un Vicepresidente en la cárcel.  Esta situación continuará hasta que se constituya un nuevo gobierno y puedan cambiar esas inercias y se normalicen con el juego político del Parlamento, dentro del marco jurídico.  Lo contrario es la aventura de la ilegalidad con imprevisibles y desconocidas consecuencias políticas, que nos colocaría a todos y no sólo a Cataluña en la senda de la inestabilidad.
Es cierto que unos actuaron con su exigua mayoría del Parlamento al margen de la legalidad y otros trasladaron la responsabilidad de gobernar a los jueces, sin embargo, el problema más o menos latente, sigue presente en la sociedad en espera de encauzarlo para buscar una salida razonable para todos.
Hacer política es pactar, es acordar desde…

¿Por qué es imposible el Pacto Educativo?

Los trabajos que se realizaron tanto por parte de los expertos como por parte de los representantes de la organizaciones sociales de la comunidad educativa nunca cristalizaron en un acuerdo que se pudiese trasladar a la legislación educativa y por tanto que pudiesen estabilizar una ley educativa.  Los diferentes Gobiernos, dependiendo de su ideología van recogiendo las ideas de la base social más afines a sus ideas y desprecian las del otro campo ideológico.  Así viene sucediendo en la educación de nuestro país yo diría, que incluso, desde la transición.  Pero todos esos trabajos que periódicamente se vienen configurando junto a los numerosos debates que se realizan han dado argumentos a un modelo bipolar que sustenta a los dos modelos educativos que dan sustento a las dos formas que se han configurado en educación, una conservadora y otra progresista, que cada vez más se separan del deseable consenso y buscan argumentos y fundamentos ideológicos que fortalecen sus posiciones pero que…