domingo, 10 de diciembre de 2017

¿Se deben regular los deberes escolares?

La controversia que se ha generado en las Comunidades de Madrid y de Baleares ha vuelto a abrir el debate sobre la necesidad o no de las tareas escolares en la enseñanza obligatoria.  Considero que las tares escolares, si se ponen, tienen que estar recogidas en la programación que cada profesor realiza y coordinadas con el resto de profesores,  además deben estar recogidas en la programación general del centro y, por tanto, con el visto bueno del Consejo Escolar.
No es lo mismo que el profesor al margen de la dinámica del centro, mande tareas repetitivas sin ningún tipo de aliciente, sin control del tiempo que el alumno le debe dedicar y contando con la necesidad de que algún familiar le ayude en estas tareas;  a que sea considerado un proceso educativo más y por tanto en relación no sólo con la programación del profesor sino también con la del centro en general, con una coordinación entre los profesores para no recargar los trabajos en el día a día, con un tiempo limitado para su realización en los domicilios, buscando más que la aburrida repetición la reflexión y la motivación, y, por supuesto, al día siguiente el profesor le dedicará un tiempo de su clase para revisarlas, corregirlas y orientar al alumnado.  Esto en el caso de utilizar las tareas, pero cabe la posibilidad que en estos tramos educativos de carácter obligatorio se prescinde de ellas, sobre todo pensando en la necesidad de no alargar la jornada educativa del alumnado y que ese tiempo lo dedique al juego y a la relación con otros compañeros.  A veces se piensa más en tener al niño o la niña ocupado por los horarios de los padres y no pensando en ellos.
Las posiciones contrarias a que se regulen las justifican en la autonomía personal y en la libertad de cátedra de cada profesor a la hora de organizar sus clases.  Este posicionamiento lo plantean los que consideran cada clase como parcelas individuales, olvidando que la enseñanza es un trabajo profesional en equipo en la cual toda actividad (incluidos los deberes) deben tratarse en equipo y por todo el centro, es decir hay que programarlas.
En Madrid, parece que la Consejería propugna el debate en cada centro sobre la necesidad o no de los deberes y deja, en base a la autonomía escolar, la decisión final sobre los deberes.  Y en Baleares la Consellería da un paso más y pretende regular el tiempo dedicado a realizarlos en los domicilios.  La Consellería ha elaborado orientaciones donde recomienda no superar los 60 minutos en 5º y 6º de Primaria y 120 minutos en  el segundo ciclo de la ESO (me parece un tiempo excesivo); pidiendo que se respeten los fines de semana y los días festivos, además la orden es taxativa para que las tareas puedan realizarse de forma autónoma por el alumnado, ya que si no es así puede incrementar los efectos de las desigualdades sociales.
No es un debate exclusivo en España y si analizamos algunos países, vemos que son varias las soluciones que se propone.  En Francia se prohíben por ley en la enseñanza Primaria,  En Bélgica  están regulados 20 minutos para 3º y 4º de Primaria y media hora para 5º y 6º,  en Finlandia proponen un tiempo entre 10 y 20 minutos, En EEUU recomiendan 10 minutos para 1º de Primaria e ir aumentando en 10 minutos de forma progresiva en cada año escolar.
Como vemos es un tema que preocupa en muchos países y es un tema que está presente en la comunidad educativa de la enseñanza obligatoria.
(Los datos son de fuentes periodísticas).

domingo, 19 de noviembre de 2017

¿De qué hablamos cuando se reivindica un Estado Federal y modificar la Constitución?

Las reformas constitucionales  suelen posponerse hasta que estas son inevitables, pero no debiera ser ninguna tragedia social el ir adaptándolas a las exigencias y necesidades de las sociedades del momento, en este caso adaptarla a la sociedad del siglo XXI, eso conlleva que sean un marco referencial para la sociedad y que sea una norma viva y actualizada.  Además, modificar la Constitución no es empezar de cero es modificar exclusivamente aquellas normas que no satisfacen las demandas actuales. Y por supuesto estas modificaciones no pueden ser una solución de urgencia para un problema social puntual, como en este caso puede ser Cataluña en lo que respecta al concepto de nación o de nación de naciones, ni tampoco puede ser la respuesta desde el resto de España al cupo vasco por el agravio producido con su aprobación por el  Parlamento cuando el resto de CCAA llevan desde el 2016 sin negociar la financiación y con unas normativas de ajuste en el gasto que le impide satisfacer el mantenimiento de la sociedad del bienestar. Debe ser una propuesta para el conjunto del país y para toda la problemática... pero también debe dar solución a estos temas.
En este contexto la agenda política de la modificación de la Constitución que debe abordar la Comisión Parlamentaria, contemplará varios postulados:

Un objetivo claro de esa modificación consiste en blindar lo que se denomina la sociedad del bienestar y para ello hay que retirar del debate político el sistema de protección social e incluirlo en el campo de los derechos de la ciudadanía.  Fortalecerlo con una financiación suficiente a través de fijar suelos presupuestarios mínimos tanto en educación, sanidad, dependencia... e instaurar la renta básica, para poder garantizar estos derechos a la ciudadanía y de esta forma cumplir con las exigencias constitucionales.  Con respecto a la financiación hay que conjugar los criterios de solidaridad con la atribución de recursos según las capacidades de ingreso de cada Autonomía.

En los últimos años diferentes colectivos estuvieron defendiendo los intereses de los más desprotegidos económicamente y sus conquistas deben estar recogidas en la Constitución, reconociendo, de este modo, la garantía de estos derechos sociales.

El impulso de nuestro país al reafirmar nuestro compromiso con Europa ha de estar recogido en la Constitución e impregnarse de esa realidad, pero también el compromiso de luchar por mayores niveles de igualdad, bienestar social, solidaridad y libertad ... en el ámbito europeo.  Es decir, comprometerse a impulsar unas reglas europeas en los cuales predomine el carácter social.

La idea de participación política en los últimos años ha sido uno de los temas de debate y ningún partido ha quedado excluido.  Garantizar el derechos a la participación de la ciudadanía pasa por elaborar listas abiertas en los partidos, por la reforma electoral y también por un mayor control del ciudadano de sus representantes.  No cabe en el siglo XXI que los partidos políticos carezcan de mecanismos como primarias para elegir a sus candidatos y por profundizar en mayor democracia interna en la vida de los partidos.

La Constitución de un Estado Federal es el reto más importante de esa modificación de la Constitución.  Hay que partir de dos hechos incuestionables:  en la actualidad estamos en una aximetría autonómica (desde el punto de vista económica) y de unas Autonomías que exigen mayor cota de autonomía política.
Para empezar hay consenso en que el Senado tienen que convertirse en la cámara de debate territorial y dejar de ser el cementerio de elefantes que es en la actualidad.  Para ello un grupo de juristas constitucionalistas recomiendan que los Senadores salgan propuestos de los diferentes Parlamentos Autonómicos y su agenda política este más en relación con los problemas de las Autonomías y no tanto como cámara de segunda lectura.  También plantean que los Estatutos no tengan que ser aprobados por las Cortes Generales sino por los Parlamentos Autonómicos, con el único requisito de cumplir con los preceptos constitucionales.  Existe un consenso generalizado para que la Conferencia Territorial de la que forman parte todas las Presidencias territoriales junto a la Presidencia del Gobierno deje de tener un carácter consultivo para convertirse en decisivo.  De esta forma las Autonomías se convierten en parte del Estado.
Por último, y siguiendo con las recomendaciones de los juristas, en la actualidad hay una necesidad de clarificar las competencias del Estado y de las Autonomías, no con el fin de recentralizar gestiones, sino de clarificar y de esta forma intentar que el tribunal Constitucional deje de estar tan activo en cuestiones políticas.




lunes, 13 de noviembre de 2017

Las pensiones seguirán perdiendo capacidad de compra; los que se jubilen en el 2017 perderán un 30% en los próximos años.

Según el FMI los trabajadores que se jubilen en el año 2017 tendrán un 30% menos de capacidad de compra.  El Gobierno del PP desligó las pensiones del IPC y cambió las previsiones del IPC por una subida del 0,25% y de esta forma en el año 2016 perdieron el 1,6%, en el 2017 el 1,5% en el 2018 las previsiones de pérdida son del 1,1%; en el 2019 del 0,9%; en el 2020 setrá del 0,5% ... y así sucesivamente.  En el año 2017 supondrá una pérdida anual de más de 200 euros.  Ese 30% de pérdida de poder adquisitivo es el que el FMI, los grandes bancos (y el Gobierno del PP) recomiendan para que entre el capital privado a través de contrataciones de planes de pensiones privados y por eso C. Lagarde pide al Gobierno de Rajoy incentivos fiscales para estimular la contratación de dichos planes, a lo cual se oponen los partidos de izquierda.
Pero el FMI no se queda ahí, y propone el retraso de la edad de la jubilación.  Con el acuerdo de las confederaciones sindicales con el Gobierno ya se retrasó la edad de la jubilación de 65 a 67 años de una forma progresiva, y por tanto los Sindicatos plantean que los trabajadores ya han aportado el esfuerzo necesario para garantizar las pensiones.  La medida  del FMI desde el punto de vista económico es redonda, por un lado aumentan los años de cotización y disminuyen el número de años para recibirla.
El tema del mantenimiento de las pensiones es el gran debate del Pacto de Toledo en la actualidad.  La continua utilización de los Fondos de Reserva de la Seguridad Social por parte del Gobierno para subsanar otras prioridades, junto a la precariedad de los salarios y de los empleos que aportan muy poco a la hucha de la Seguridad Social, es el gran problema para el mantenimiento de las pensiones. Y eso a pesar de estar en un momento económico de creación de empleo,  pero tales medidas ponen en peligro la capacidad de compra de los más de nueve millones y medio de pensionistas de este país y, además, genera incertidumbre en el sistema a los pensionistas futuros.  Los partidos de izquierda y los Sindicatos están proponiendo en el PT que no se pueda utilizar el Fondo de Reserva, más que para el pago de las pensiones.
Una de las propuestas que se debaten es crear un impuesto que subsane esta situación y grantice las pensiones, es la fórmula que los partidos del ámbito de la izquierda ven más factible, pero que la derecha sobre todo C's rechaza esta posibilidad y tampoco el PSOE es un gran defensor de esta hipótesis, sin descartarla.  Eduardo Bandrés, economista vinculado al PSOE, no es partidario de crear nuevas figuras impositivas, aunque acepta impuestos indirectos para completar la financiación de la Seguridad Social.
El sistema de la Seguridad Social y el Fondo de Reserva de las Pensiones es uno de los pilares de la sociedad del bienestar europea (diferenciada de la asiática y norteamericana), los grandes capitales (fondos de pensiones americanos) están al acecho   ¿tendrán los días contados los fondo de reserva para el pago de pensiones?.  UGT y CCOO, por si acaso, han empezado a movilizarse.
(Datos extraídos de los Sindicatos y de los medios de comunicación).

miércoles, 8 de noviembre de 2017

Los problemas de siempre (religión, financiación y conciertos) dificultan el Pacto Educativo

Finalizadas las comparecencias en la Subcomisión de educación de las Cortes convocada por la exigencia de la oposición para intentar un Pacto que derogue la LOMCE, ahora, empiezan las negociaciones entre los partidos políticos para acercar las posiciones y conseguir que el Pacto sea una realidad.  Los problemas educativos que defenestraron los anteriores intentos, vuelven a estar encima de la mesa de negociación como una clara evidencia de que son los escollos que históricamente dividieron a la sociedad española, estos son: la consideración de la clase de religión, la financiación de la enseñanza y que prioridades se marcan y por último el tratamiento de los conciertos educativos.
PSOE y Unidos Podemos coinciden en destacar el papel de la escuela Pública, la necesidad de aumentar la financiación, actualizar el concepto del derecho a la educación y derogar el R/D de ajustes y recortes en la administración del año 2012, analizando las consecuencias que tuvo.  Podemos insiste en blindar las competencias educativas por miedo a que el PP, aprovechando el desafío catalán, intente centralizar gestiones educativas.  El objetivo final de UP y del PSOE es derogar la LOMCE y sustituirla por una legislación educativa que surja del Pacto, y por tanto con voluntad de continuidad.
Por su parte para Ciudadanos las cuestiones prioritarias pasan por modificar el acceso, por la formación y selección del profesorado. Cuestiones todas ellas de mucho interés pero que falta conocer sus intenciones (¿en el acceso que priorizará la fase de concurso o de oposición?;  ¿cómo se accede a los estudios para la docencia, por notas, por pruebas ...?;  ¿qué tipo de formación, en qué horario ...?). Esperemos a conocer sus textos para opinar.  Proponentambién incluir el tramo de 0 a 3 años en el sistema educativo y mejorar el sistema de evaluaciones.
Los desacuerdos son los de siempre.  La religión que con la LOMCE cuenta para las calificaciones y su elección impide cursar la asignatura de valores éticos.  Otro aspecto conflictivo es la financiación del sistema educativo.  Después de perder un punto del PIB con los gobiernos del PP y con unas previsiones de que siga bajando, es lógico que la oposición exija una memoria económica que garantice el desarrollo del Pacto.  Por un lado para recuperar lo perdido en los últimos años (según el PSOE recuperar el punto que se ha perdido costará a las arcas del Estado 11.000 millones de euros) y avanzar hacia unos presupuestios educativos que estén en la media de la Unión Europea, es decir pasar del 4,1% actual al 7%.
Temas que también estarán presentes en estas negociaciones son todo lo relativo a la Formación Profesional, a la evaluación, acceso a la universidad, abandono escolar, itinerarios ...
Después de más de ochenta intervenciones de expertos y de representantes de la comunidad educativa (llama la atención que el Consejo Escolar no fuese invitado a participar), llega la hora de aprovechar las ideas más comunes a todos los intervinientes y aproximar las posiciones en los temas más polémicos.  La educación lo espera.

sábado, 4 de noviembre de 2017

Consecuencias de la decisión judicial de enviar a parte del Govern a la cárcel

Este hecho establece un punto de inflexión en la campaña de las elecciones autonómicas del 21D.  Las elecciones eran como una invitación al sentido común y también a la reflexión por parte de todos por los acontecimiento políticos vividos en los últimos tiempos.  Después de un proceso de cinco años de duración se había recuperado, no se si la paz social, pero si al menos un descanso por las tensiones vividas en los últimos meses.
Nada tiene que ver como se va a afrontar el día 21D con una parte del Govern en la cárcel, seguro que muchos ciudadanos volverán a envolverse en las banderas, las emociones y los sentimientos primarán de nuevo por encima de la razón;  y me temo que los soberanistas, que estaban de bajada, vuelvan a levantar el ánimo y englosen en sus filas a nuevos simpatizantes, que no siéndolos, rechacen a través de las urnas lo que para ellos es una humillación de las Instituciones Catalanas.
Rajoy, había conseguido dar un golpe de efecto convocando las elecciones el día 21D.  El soberanismo se descolocó ante esta iniciativa y sus previsiones de utilizar el discurso victimista de ocupación por parte del Estado de las Instituciones catalanas.  Rajoy justificó de esta forma una breve aplicación del 155, cumpliendo el mandato constitucional de recuperar la legalidad.  Ahora, con el Govern en la cárcel estamos ante un nuevo tablero de ajedrez.
Cosas de la justicia pero llama la atención que los convocados por el Supremo corriesen mejor suerte que los convocados por la Audiencia Nacional.  Respeto las decisiones de la justicia y, por tanto, también merecen respeto las decisiones de la jueza Lamela; pero eso no me impide opinar sobre su controvertida decisión.  Contribuye a escenificar una renovada agitación social, y por tanto el peor de los escenarios posibles ante las elecciones del 21D.
Las decisiones de la jueza están fundamentadas y razonadas, sin embargo, conociendo de antemano las consecuencias sociales que conllevan, me pregunto si no sería suficiente retirar el pasaporte a los imputados para atenuar el peligro de fuga, por otro lado poco probable.
Es cierto que el Govern y parte del Parlament vulneraron la Constitución en las sesiones del día seis y siete de septiembre, la convocatoria del 21D y la aplicación momentánea del 155 volvió a darle la iniciativa a los llamados partidos constitucionalistas, y ahora, con una parte del Govern en la cárcel, volvemos a estar a la deriva políticamente, y volvemos a estar cada vez más lejos de encontrar un espacio en común.
Ahora toca a los catalanes y las catalanas votar el 21D y, después, según sean los resultados con unos partidos más o menos fuertes, tendrán que sentarse a negociar ... o ¿seguiremos en esta deriva?.

sábado, 28 de octubre de 2017

Y Pablo Iglesias ¿qué hace?

La imagen de los diputados de Podemos (o mejor su marca en Cataluña) votando unos por la independencia y otros no, es la definición de lo que representa Podemos en estos momentos.  La actuación de Ada Colau intentando no defraudar ni a los independentistas ni a sus contrarios, colocan a esa formación en tal ambigüedad con respecto al desafío catalán que casi es irrelevante en unos momentos tan complicados para la política española.
Pero, para entender estas actuaciones de los líderes de Podemos hay que analizar en los últimos tiempos como viene comportándose su líder Pablo Iglesias.  Según, mi parecer, Pablo Iglesias está empeñado en acabar con la ilusión que se generó en torno al movimiento del 15M  muy lejano a la férrea estructura de los partidos tradicionales y de sus planteamientos.  Viendo ahora a Ada Colau y al propio Iglesias parece impensable que este partido surgiera de los movimientos sociales, especialmente de las diferentes plataformas sociales de denuncias.  
Pablo Iglesias, sabe bien, que cometió un grave error histórico que lo va a perseguir durante toda su vida política, de la misma forma que persiguió a Anguita su alianza con el PP para dar el "sorpaso" y liderar a la izquierda.  El error fue no apoyar a Pedro Sánchez, lo que hubiera llevado al PP a la oposición.  En ese escenario nos encontraríamos que la derecha estaría en una crisis sin precedentes y sin embargo, ahora, no sólo está gobernando, sino con unas expectativas electorales de seguir gobernando otros cuatro años, y lo curioso y paradógico es que tiene esas expectativas por la gestión que está desarrollando en Cataluña.  
Las ansias de liderar a la izquierda le hizo confeccionar un discurso de amplio aspecto ideológico, un discurso trasversal. Poco a poco se alejó de los planteamientos iniciales y también de la frescura del movimiento social de sus inicios para convertirse en un partido más del panorama parlamentario español.  Se pasó de las asambleas abiertas en las plaza de los pueblos y ciudades a un estricto control del poder del partido, incluso con tics dictatoriales de su secretario de organización Echenique (quien lo ha visto y quien lo ve) que con mano dura apartó de sus responsabilidades a personas que no comulgaban con el ideario oficial.  Personas tan relevantes como Errejón o Bescansa, que representan una línea más pragmática y realista de como conseguir retirar a la derecha del poder.  Interesante seguir la pista de estos personajes,  por el contrario, Alberto Garzón seguramente se ha dado cuenta de la errónea decisión de incluir a IU en Podemos, la voz potente de IU se ha acallado dentro de la formación morada.
Podemos desde ese error histórico cometido por su líder va perdiendo expectativas electorales y por muchos y graves problemas que tuvo que pasar el PSOE es difícil pensar en estos momentos que Podemos le puede competir el liderazgo de la izquierda; más bien desde ese momento su forma de actuar es decepcionante:  crisis internas en varios territorios y retiradas de sus responsabilidades de varios dirigentes,  reubicación del partido en la izquierda tradicional alejándose de la frescura inicial,  la moción de censura fue más estar presente en los medios de comunicación para contrarrestar el liderazgo creciente de Pedro que una alternativa real a Rajoy,  un posicionamiento en Cataluña confuso que seguramente no es entendido en el resto del territorio como bien ha dejado patente Bescansa.
Mi opinión es que Pablo Iglesias que ansiaba liderar a la izquierda y, por tanto, con posibilidades de ser Presidente del Gobierno ha quemado todas sus posibilidades, precisamente por no tener una idea de país y por las contradicciones que manifiesta.

viernes, 27 de octubre de 2017

Exámenes de recuperación, ¿en Junio o en Septiembre?.

En Aragón la comunidad educativa está debatiendo la conveniencia, o no, de realizar las pruebas de recuperación en junio o en septiembre.  Parece ser que el profesorado está totalmente dividido (según datos sindicales) aunque los directores de los Centros de Secundaria junto con la FAPA (asociación de padres y madres de alumnos de la Pública) apuestan por pasarlas a junio;  mientra que la patronal de la enseñanza concertada y la CONCAPA (asociación de padres y madres de la concertada) prefieren continuar con celebrarlas en septiembre.
Antes de posicionarse hay que considerar que no todos los alumnos responden a las mismas características en el momento de superar las pruebas de recuperación.  Nos encontramos con alumnos que con una buena tutorización y apoyo suficiente no tendrían ninguna dificultad en superar esas pruebas en Junio, y también está el alumnado con dificultades básicas en las materias que difícilmente superará dichas pruebas (en Junio ni en Septiembre).  Por eso es muy importante la opinión del profesorado a través de las juntas de evaluación acerca de la recuperación del alumnado.  Lo ideal sería que el profesorado junto a las familias y a los orientadores, orientasen al alumnado hacia las pruebas de Junio con una posibilidad de que algunos alumnos pudiesen tener la posibilidad de acudir a la recuperación de septiembre y otros alumnos por el retraso acumulado repitiesen.  Pero eso desde el punto de vista organizativo del centro es muy complejo y tampoco estoy seguro que fuese la solución.
Como todo hecho educativo, el tema genera debate y no sobran los especialistas que con argumentos bien fundamentados, defiendan una u otra opción, y las dudas siempre están presentes.
No podemos obviar que al celebrar las pruebas en septiembre se produce un corte significativo como consecuencia de la brecha producida por los meses del verano, tiempo de vacaciones para la mayoría de la sociedad, y que por tanto, los alumnos tampoco están al margen de esa influencia, podemos afirmar que no están en la mejor de las disposiciones hacia el esfuerzo que supone el trabajo de recuperar las materias pendientes.  Por otro lado el concepto de "evaluación continua" carece de sentido aplicarla si las pruebas son en septiembre, incluso en no pocas ocasiones esos exámenes los realizan profesores que no han impartido clases a esos alumnos.
Otro inconveniente al realizar las pruebas en septiembre radica en las dificultades organizativas que los centros tienen al inicio de curso, la celebración de dichas pruebas sería una dificultad añadida. Pero quizás el argumento más convincente es garantizar el derecho a la educación y su gratuidad, y el alumno con varias asignaturas suspensas necesita ayuda externa para adquirir los conceptos que no ha adquirido durante el curso, y eso, se consigue o contratando docentes para los meses de julio y agosto por parte de la administración o bien acudiendo a academias o centros especializados y eso no es gratis y contradice la gratuidad de la enseñanza.
Aunque en educación nada es determinante y todo es opinable,parece que existen más razones a favor de que sean en Junio que en Septiembre.