lunes, 23 de septiembre de 2013

NO A LA LOMCE: MOVILIZATE

Los acontecimientos actuales en educación, suponen una convulsión en la mayor parte de la Comunidad Educativa, como consecuencia de una política generalizada de recortes y sobre todo por un proyecto de ley, que está aislado tanto social como políticamente.
Las iniciativas y las diferentes normativas que el Ministerio está ejecutando, configuran un modelo educativo que se olvida del papel del profesorado y deja desprotegido al alumnado que más necesita de la sociedad.   La raiz del problema nos la encontramos en la contínua disminución de los presupuestos educativos (del 4.9% del PIB cuando cogieron el Gobierno pasaron al actual 4.3%.  Y las previsiones por exigencia de Europa es llegar al 3.9% en el 2015; lo que supone más recortes sobre los recortes ya efectuados); que merman de una forma considerable sobre todo la igualdad de oportunidades de la ciudadanía.  O dicho de otra forma: "cuando la educación deja de ser una prioridad para el Gobierno, muchas familias sufren las consecuencias".
Ejemplo de ello son los 500.000 alumnos que dejan de tener el derecho a la gratuidad del libro de texto; entre los que se encontrarán un elevado número que tendrán que acudir a la caridad que no al "derecho" para solucionar sus problemas; al igual que tendrán que acudir a ella las familias que no pueden pagar el comedor escolar.
La LOMCE va a convertir a los centros educativos, en una especie de academias para preparar exclusivamente al alumnado en las pruebas externalizadas, desprestigiando de esta forma al profesorado al contemplar la posibilidad de que evalúen expertos ajenos al centro.
En la comparecencia del Miniastro en Enero del 2012, recién nombrado, intervino en la Comisión de Educación del Parlamento y fundamentó su intervención en que no cambiaría la ley (la modificaría); que implantaría la FP Dúal alemana y un Bachillerato de tres cursos; y sobre todo que buscaría el consenso para gestionar la política educativa.
Pues bien, va a ser el Ministro que consigue el mayor consenso pero frente a su política educativa.  La mayoría de los partidos políticos han firmado un documento, en el cual se comprometen a retirar la LOMCE, cuando la composición del Parlamento lo permita.
Las movilizaciones convocadas por la Comunidad Eucativa son políticas y sindicales.  Son políticas porque la ley educativa se debate y aprueba en el Parlamento.  Porque es una ley que nos plantea un modelo social basado exclusivamente en la competitividad y en las relaciones mercantiles.  Y es sindical por la política de recortes y porque se olvida de los trabajadores de la enseñanza.

Desde FETE hacemos un llamamiento a todos los trabajadores de la enseñanza con sensibilidad social trabajen en la universidad, en el sector de la pública y en el sector de la concertada, para que secunden el calendario de movilizaciones y secunden la huelga del día 24 de Octubre

jueves, 5 de septiembre de 2013

LOS PROBLEMAS DE FINANCIACIÓN EN LA UNIVERSIDAD, NO SE SUPLEN CON CARIDAD

Me consta que la Rectora de la Universidad de Málaga, y Presidenta de la CRUE, está muy preocupada por los desaquilibrios en los presupuestos universitarios como consecuencia en los costes de la educación universitaria y por la normativa estatal que impide a las Universidades la contratación del profesorado que los planes de estudios exigen.  Soy consciente y conocedor de la lucha que la CRUE, y en concreto la Rectora de Málaga, llevan a cabo con el
Ministrio para garantizar que los costes universitarios no recaigan sobre las familias socioeconómicamente desfavorecidas.  Sin embargo no puedo estar de acuerdo con la idea, llamémosle peregrina" de apadrinar al alumnado" que no puede hacer frente a las tasas universitarias.

La sociedad había, y digo bien "había", conseguido desde la transición la conquista social de garantizar la igualdad de oportunidades en educación en base a una política de becas y ayudas que la garantizaban; y ahora, no podemos volver a un sistema de caridad.

La ayuda a pagar las tasas universitarias a las familias con dificultades económicas, está muy bien desde el punto de vista altruista e individualista, pero se opone a la justicia social que debemos exigir en un momento, precisamente, en donde el Gobierno está implantando modelos basados en la competitividad y en el precio de los servicios sociales que componen la sociedad del bienestar y que muchas familias no pueden acometer económicamente.

La solución está en modificar el sistema impositivo para hacerlo más progresivo, en mejorar la gestión para rentabilizar los recursos y en presionar a los Gobiernos para que la educación sea una prioridad y así se refleje en sus presupuestos.