domingo, 18 de junio de 2017

¿Qué ha cambiado en el nuevo PSOE?

Pedro ha conseguido cambiar la cultura socialista de modelo de partido que habían instaurado Felipe, Zapatero y Rubalcaba, que consistía en repartir el poder orgánico entre los barones territoriales;  ha tocado también temas muy sensibles para una parte importante del socialismo, como es abogar por la plurinacionalidad del Estado.  Sólo por estos dos hechos Pedro no lo tendrá fácil ni interna (la actitud de determinadas delegaciones, sobre todo la andaluza, en el Congreso así lo demuestra), ni externamente, seguro que los medios de comunicación contrarios a Pedro y ahí parece que no tiene muchos amigos y lobys de la derecha empezarán a considerarlo como un izquierdista peligroso.    Por no recordar las dificultades en los procesos congresuales autonómicos, que en muchos casos serán complicados y con enfrentamiento, o dicho de otra forma, habrá confrontación entre los partidarios de los barones de turno y los de Pedro.
Si bien, en el pasado el PSOE partió de una posición nítidamente de izquierdas para dejarse envolver por la teoría de la tercera vía, situándose en el centro izquierda; en los tiempos actuales, con un panorama social y político distinto como consecuencia de la crisis que castiga sobre todo a los votantes y base social del PSOE y por la irrupción de Podemos que compite la hegemonía de la izquierda con el PSOE;  ahora, con un Pedro rescatado por la militancia y con un liderazgo incuestionable, se lanza a conquistar de nuevo el espacio de la izquierda, con mensajes claros que compiten con Podemos, pero con posturas diferentes en temas complicados y que posicionan al PSOE de una forma clara como es el reconocimiento de la identidad nacional de Cataluña dentro del ordenamiento constitucional, oponiéndose a un referéndum unilateral.
Pedro se ha marcado como objetivo poner al partido rumbo a la Moncloa, pero ha dejado claro que para conseguirlo no se puede excluir a ningún partido que sea capaz de comprometerse con un programa social, llegó a afirmar que para echar a Rajoy es necesario la confluencia de tres partidos PSOE C`s y Podemos.  Abogó por crear un órgano parlamentario para confluir en acuerdo para desmantelar las políticas del PP.
El cierre del Congreso ante 8.000 militantes, nos da idea del nuevo PSOE, Pedro quiso que se visualizase quien tiene el poder en el nuevo PSOE es la militancia.   Resoluciones como:  regular la eutanasia, recuperar la negociación colectiva, suprimir el copago, destinar 2.100 millones para erradicar la violencia de género, implantar el Estado laico, renta mínima, tributos progresivos, posicionarse en contra de los vientres de alquiler, derogación de las leyes del PP, defender valores y modelos republicanos ... son un ejemplo de dotar de contenido el lema del Congreso  "somos la izquierda".