domingo, 18 de junio de 2017

¿Qué ha cambiado en el nuevo PSOE?

Pedro ha conseguido cambiar la cultura socialista de modelo de partido que habían instaurado Felipe, Zapatero y Rubalcaba, que consistía en repartir el poder orgánico entre los barones territoriales;  ha tocado también temas muy sensibles para una parte importante del socialismo, como es abogar por la plurinacionalidad del Estado.  Sólo por estos dos hechos Pedro no lo tendrá fácil ni interna (la actitud de determinadas delegaciones, sobre todo la andaluza, en el Congreso así lo demuestra), ni externamente, seguro que los medios de comunicación contrarios a Pedro y ahí parece que no tiene muchos amigos y lobys de la derecha empezarán a considerarlo como un izquierdista peligroso.    Por no recordar las dificultades en los procesos congresuales autonómicos, que en muchos casos serán complicados y con enfrentamiento, o dicho de otra forma, habrá confrontación entre los partidarios de los barones de turno y los de Pedro.
Si bien, en el pasado el PSOE partió de una posición nítidamente de izquierdas para dejarse envolver por la teoría de la tercera vía, situándose en el centro izquierda; en los tiempos actuales, con un panorama social y político distinto como consecuencia de la crisis que castiga sobre todo a los votantes y base social del PSOE y por la irrupción de Podemos que compite la hegemonía de la izquierda con el PSOE;  ahora, con un Pedro rescatado por la militancia y con un liderazgo incuestionable, se lanza a conquistar de nuevo el espacio de la izquierda, con mensajes claros que compiten con Podemos, pero con posturas diferentes en temas complicados y que posicionan al PSOE de una forma clara como es el reconocimiento de la identidad nacional de Cataluña dentro del ordenamiento constitucional, oponiéndose a un referéndum unilateral.
Pedro se ha marcado como objetivo poner al partido rumbo a la Moncloa, pero ha dejado claro que para conseguirlo no se puede excluir a ningún partido que sea capaz de comprometerse con un programa social, llegó a afirmar que para echar a Rajoy es necesario la confluencia de tres partidos PSOE C`s y Podemos.  Abogó por crear un órgano parlamentario para confluir en acuerdo para desmantelar las políticas del PP.
El cierre del Congreso ante 8.000 militantes, nos da idea del nuevo PSOE, Pedro quiso que se visualizase quien tiene el poder en el nuevo PSOE es la militancia.   Resoluciones como:  regular la eutanasia, recuperar la negociación colectiva, suprimir el copago, destinar 2.100 millones para erradicar la violencia de género, implantar el Estado laico, renta mínima, tributos progresivos, posicionarse en contra de los vientres de alquiler, derogación de las leyes del PP, defender valores y modelos republicanos ... son un ejemplo de dotar de contenido el lema del Congreso  "somos la izquierda".

sábado, 10 de junio de 2017

España...y Cataluña.

Este fin de semana nos sorprendió Guardiola erigiéndose en el portavoz de los independentistas y realizando manifestaciones que no dejaron indiferentes a nadie.  Un paso más para que Puigdemont y el Gobierno de la Generalitat sigan con su hoja de ruta de convocar un referéndum para el día uno de octubre, organizado de forma unilateral, y llevando el pulso con el gobierno español hasta sus últimas consecuencias.
Pronto se cumplirán siete años de la sentencia del Tribunal Constitucional, sentencia que convirtió en inútil la larga negociación política del gobierno de Zapatero con la Generalitat, cuyos acuerdos para modificar el Estatut fueron refrendados por el Parlament y el Parlamento español. De nuevo el poder judicial resituó al poder político y legislativo y ahí empezaron los problemas y los desacuerdos.  A la acción política y al acuerdo de la etapa de Zapatero, lo sustituyó el gobierno del PP con Rajoy al frente y a partir de ahí todas las reivindicaciones catalanas encontraron un muro infranqueable.
Sé que la prudencia política aconseja que en momentos de zozobra no tomar decisiones arriesgadas, pero a veces las propias convenciones ideológicas de los partidos políticos les debería llevar a lanzarse con propuestas claras y sin demagogias para solucionar o al menos mitigar los grandes problemas sociales que están en relación, más que con la economía, con los sentimientos colectivos.  Esta situación se empeora cuando estos sentimientos son utilizados por unos y por otros para conseguir rédito electoral, y aunque consiguen dicho rédito aumentan la quiebra social y se alejan de la solución.
Es el momento de plantear una modificación de la Constitución para reconocer el carácter plurinacional dentro de un Estado Federal; y eso hay que hacerlo desoyendo a los que dicen que ahora no es el momento, que lo que haría es aumentar el problema, que es darle la razón a los separatistas o que no ayudaría a solucionar el problema... hay que hacerlo por convención ideológica para cerrar lo iniciado en la transición política con un "café para todos" que no respondía a la realidad social y política en la construcción futura del Estado, sino del momento reivindicativo.
Es el momento también de revisar la fiscalidad territorial para evaluar el coste de los servicios públicos y poder garantizarlos a los ciudadanos en todos los territorios, pero a la vez evaluar lo que supone políticamente las excepcionalidades ventajistas de Navarra y Euskadi, las inversiones del Estado en las Autonomías en relación al porcentaje del PIB que aportan... Hablar de la solidaridad interterritorial unida a lo que recibe y aporta cada Autonomía... también eso es construir el Estado.
Por no poner la voz en los catalanes con una reivindicación histórica suya, yo tampoco entiendo que en el siglo XXI sigan manteniéndose las ventajas fiscales para dos Autonomía ( y mucho menos la forma de hacer caja en la negociación de los presupuesto últimos con la inestabilidad política );  ¿qué supondría para la solidaridad interterritorial que todas las Autonomías tuviesen esa fiscalidad ?;  en este sentido tampoco entiendo como Cataluña aportando el 18% del PIB y siendo el 16% de la población reciban tan poco del Estado, el 7%.  Seguro que habrá explicaciones, pero yo no lo entiendo.  Mucho esfuerzo de negociación y acuerdo por delante tienen los políticos, como tuvo Zapatero... y si hay acuerdo a esperar al Constitucional, porque de lo que estoy seguro es que los del PP si no les gusta lo recurrirán y le trasladarán  el trabajo político al Tribunal Constitucional.

martes, 6 de junio de 2017

¿Están en peligro las pensiones?

Sí,   las de ahora por el índice de revalorización que se trata de una congelación encubierta  y pierden poder adquisitivo año tras año y las pensiones del futuro por el factor de sostenibilidad, pensado para impedir el aumento del gasto cuando lo lógico es que aumenten las personas con derecho a pensión; es decir, que los 15 millones de pensionistas previstos para el 2050 recibirán la misma porción de la renta nacional que los 9 millones actuales.
El gran problema de las pensiones radica por un lado en la disminución de los ingresos de la caja de la seguridad social y por otro, desde que gobierna el PP, el fondo de reserva de la SS.SS. lo utilizan para cubrir otros gastos.  El PP recibió del gobierno de Zapatero un fondo de reserva de 67.000 millones de euros , que ha dilapidado.
España es también diferente en lo que se refiere a la gestión de las pensiones con respecto a los países del resto de Europa.  En estos, las pensiones están contempladas en los presupuestos generales lo que es una garantía de su mantenimiento;  la mayoría de los países de la Unión Europea tienen una tasa impositiva más fuerte, lo que supone un colchón económico para garantizar el estado del bienestar y por supuesto las pensiones.
En España, si sumamos a la liquidación del fondo de reserva, el insignificante impuesto de sociedades que pagan las empresas, si lo comparamos con Europa, ya que está en torno al 5% (muchas empresas con tasa 0),  eso sí, los impuestos por rendimiento del trabajo están entre el 15 y el 25%, es decir, las nóminas son las verdaderas sostenedoras del sistema de pensiones.  Del fondo de pensiones salen también partidas presupuestarias para el paro y para cubrir las pensiones no contributivas; dicho de otro modo, de las nóminas se están atendiendo necesidades sociales que tenían que estar sujetas a los presupuestos generales.  Con el fin de solventar estos problemas de falta de ingresos y aumento de gastos, el gobierno tiene previsto sacar deuda pública a costa de la SS.SS. lo que supone que el gobierno del PP gastó todo el dinero del fondo de reserva y dejará una deuda considerable para los próximos gobiernos.
Con estas políticas el problema no es sólo un problema para los pensionistas actuales, que con las subidas del 0,25% van perdiendo poder adquisitivo año tras año, el gran problema será el mantenimiento de las pensiones futuras ya que las previsiones, en el mejor de los casos, es que pierdan un 40% con respecto a las actuales.
Para solucionar este problema, sólo caben dos planteamientos, o bien realizar fondos privados de pensiones, que parece ser la solución del PP y de los bancos, o una revisión general de las pensiones para aumentar los ingresos de la caja de las pensiones y orientar esos ingresos exclusivamente a las pensiones.  Para aumentar los ingresos (según la UGT), habría que eliminar las subvenciones con cargo a la seguridad social y que el Estado asuma ese coste;  liberar a las cotizaciones de los gastos de la administración y que se costeen a través de los presupuestos;  levantar los costes de cotización para que los trabajadores que más ganan (8% de los trabajadores) coticen por todo su salario;  así y a todo los ingresos por cotizaciones no son en ningún caso suficientes, lo que hace necesario completar dichos ingresos por cotizaciones provenientes de impuestos.