domingo, 22 de enero de 2017

Los Presupuestos en Educación han perdido el 11%

Se inició esta legislatura con un fuerte impulso, tanto por parte de la Comunidad educativa como de los partidos, de conseguir por fin el ansiado Pacto por la Educación.  Difícil lo tienen, pues hay temas hoy por hoy, que parecen insalvables.  Son temas que no están relacionados con aspectos metodológicos ni pedagógicos de la educación, sino, con la política educativa que responde más bien a una visión del papel y enfoque que debe tener la enseñanza y los objetivos sociales que persigue. Parece que se han superado escollos importantes como las evaluaciones que vuelven a tener un carácter de diagnóstico que nunca debieron de perder, e incluso las revalidas de sexto se han transformado en pruebas similares a la antigua PAU, sin embargo el Pacto es mucho más, y los temas que han dividido a la sociedad y a la Comunidad Educativa siguen presentes: la educación en valores (la religión debe ser una asignatura evaluable?); la relación entre las redes educativas que utilizan dinero público (pública y concertada); los problemas de la escolarización han de estar sujetos a la planificación educativa de la escolarización o debe priorizarse la libre elección de centros?; pruebas externalizadas?;  segregación del alumnado? ...
No obstante, antes de avanzar en los debates del Pacto, estaría bien, evaluar en que momento se encuentra el sistema educativo, y en este punto podemos afirmar que la aprobación de los Presupuestos Generales por las Cortes no es una buena noticia.  Desde el año 2010 en educación hemos perdido el 11% de lo dedicado a la educación, siendo el año 2013 con la perdida del 16% el más significativo en este periodo.  Se disminuye el dinero dedicado a la educación cuando han aumentado en un 6,5% el número de alumnos en primaria y han descendido en un 0,2% el número de profesores (Datos y Cifras del Ministerio); desaparecen también las becas Seneca, que favorecían la movilidad por nuestro país del alumnado universitario y los Programas PROA, dedicados a reforzar el aprendizaje de los alumnos con dificultades.  Además existe un compromiso con Bruselas de bajar el presupuesto educativo al 3´6 % en el año 2020, recuerdo que el gobierno del PSOE dejó los presupuestos en el 4´9 %.
El Pacto está bien, recuperar lo presupuestado en educación previo a la crisis está mejor para seguir avanzando hacia el consenso.  Mal empiezan los trabajos del Pacto cuando se ha institucionalizado y politizado el trabajo para conseguirlo, a través de una comisión del Parlamento y una comisión del Ministerio y las CCAA, dejando al margen a los Sindicatos, Confederaciones de Padres y Mxdres y las Asociaciones de Estudiantes.  Esperemos ???.