martes, 22 de noviembre de 2016

Conflicto entre el Gobierno y el Parlamento por la educación.

El pasado viernes el Ministro de educación, como portavoz del Gobierno, nos informa que el Consejo de Ministro solicita a la Mesa del Congreso que revoque la decisión del Parlamento de admitir a trámite la iniciativa de paralizar el calendario de aplicación de la LOMCE.  Insólito.  El Gobierno le pide a la Mesa que actúa en contra del propio Parlamento que el pasado día 15 votó por mayoría precisamente "la derogación del calendario de la implantación de la LOMCE".
Previsiblamente todo acabará en los tribunales para clarificar las competencias, por lo que una vez más se impondrá la judicialización de la vida política que no ayudará en nada en generar el ambiente pacífico y de entendimiento tan necesario para buscar los consensos necesarios que necesita la negociación de un Pacto Educativo.
El conflicto se trasladará a la comunidad educativa, ya que el "Proyecto de Orden Ministerial que regula las evaluaciones previstas por la LOMCE" tendrá que ser analizado y aprobado en un informe que el Consejo Escolar del Estado tendrá, obligatoriamente, que emitir.
No son buenos comienzos de una legislatura en materia educativa que salió con el objetivo claro de conseguir el tan demandado Pacto Educativo, ni tampoco parece que el Gobierno vaya a actuar de forma diferente a lo que lo venía haciendo en la legislatura pasada sin contar más que con sus aliados ideológicos y su base social.  Resumiendo, más de lo mismo, legislan al margen del Parlamento, y si hay conflicto, que decidan los tribunales, eso de negociar, consensuar, llegar a acuerdos ... para ellos es perder el tiempo ...