jueves, 25 de junio de 2015

LA UNIVERSIDAD, YA NO ES PARA TOD@S.

Hace tres años, la Secretaria de Estado afirmó que había demasiados títulos universitarios en nuestro país y que las pruebas de acceso a la Universidad con más del 90% de aprobados no suponían ninguna criba para acceder a la Universidad.  Ahora, conocidos los datos de pérdida de alumn@s, nos percatamos que aquellas manifestaciones correspondían a un verdadero objetivo a conseguir.  Si bien es cierto que los títulos universitarios están en la media alta entre los países de la UE y que los de la Formación Profesional en la media baja, no por ello hay que rebajar los títulos universitarios sino mejorar los del campo de la F.P. para lograr aumentar la cualificación de la ciudadanía del país.  El criticar que muchos alumnos aprueban el acceso a la Universidad, es desconocer el buen hacer de los centros educativos que imparten las enseñanzas postobligatorias ya que ellos mismos realizan la criba antes de realizar el acceso.
Los datos son incuestionables, en tres años las Universidades han perdido 86.000 alumnos.  La crisis económica unida al aumento de las tasas universitarias (en Madrid y Barcelona, han subido un 70%) y a una disminución de las becas, han alejado a muchos alumn@s de la Universidad.
El Gobierno del PP ha conseguido una fragmentación social con la Universidad, la idea de imitar a las Universidades anglosajonas al hacer recaer los costes de las tasas universitarias sobre las economías familiares se alejan del modelo de la mayoría de los países de la U.E. que los hacen recaer sobre los presupuestos públicos.
El panorama que se le presenta a las generaciones futuras es desalentador.  Se deben de corregir las políticas educativas y  hacer políticas activas de empleo, para lograr cambiar esta tendencia.  Ya que el paro juvenil es de un 52%;  y no pueden pagar las enseñanzas universitarias, además las ofertas de trabajo son en precario tanto en el extranjero como en nuestro país.