domingo, 7 de diciembre de 2014

Causas de los malos resultados de FETE en las elecciones de pública.

Es obvio que no conseguimos buenos resultados en las elecciones de la enseñanza pública y como consecuencia de ello nuestra Federación inicia un proceso de reflexión en el próximo Comité Federal del próximo 18 de Diciembre.  Proceso  que debe extenderse a todos los Comités Territoriales ya que son muchas las peculiaridades de cada una de las Comunidades Autónomas y por tanto los análisis deberán adaptarse a ellas.  Reconocer los malos resultados,  diagnosticar las malas prácticas sindicales y asumir responsabilidades si fuera necesario. son las claves de una organización democrática como es nuestra Federación.

Dejando esto claro; estas elecciones para la FETE no fueron unas elecciones más.  El contexto en que se produjeron fue excepcional y agresivo hacia nuestras siglas.   Las elecciones se desarrollaron condicionadas por una serie de variables que seguramente han influido en los resultados obtenidos.  El continuo cuestionamiento del movimiento sindical, con el fin de dejar indefensos a los trabajadores, si es posible sin sindicatos que los defiendan y sin el amparo de la negociación colectiva;  se ha centrado mucho más en las Confederaciones (por su fortaleza organizativa a la que hay que debilitar)) y de forma significativa parte de los medios de comunicación (del ámbito de la derecha) han atacado a la UGT.  Viendo ahora lo que están haciendo ciertos medios de comunicación con los líderes de PODEMOS, atacándolos en lo personal, desprestigiándolos  e intentando elevar a corrupción lo que son simples irregularidades administrativas; entendemos perfectamente que reproducen las mismas tácticas que están haciendo con la UGT.

Para una Federación como la nuestra que avanza y mejora las condiciones laborales de los docentes a través de la negociación, el llevar tres años sin acordar absolutamente nada con el Gobierno le ha generado al profesorado incertidumbre, confusión y desafección hacia algunos Sindicatos que trasladan a las urnas con sus votos.

Es verdad que las prácticas sindicales de algunos responsables de la UGT, aunque puntuales, le han dado la razón a los que colocan a los Sindicatos en lo que  se ha acuñado como "corrupción generalizada", y eso es un lastre que la FETE en estas elecciones hemos tenido que sufrir.  De nada nos ha servido el trabajo de transparencia que hemos hecho publicitando nuestras cuentas en la web; y a través de ellas se puede apreciar la austeridad como principio básico y las prioridades sindicales que tenemos.  Tampoco se nos ha reconocido el esfuerzo que hemos hecho en salud laboral, políticas sociales, la aportación de documentos al debate educativo, el trabajo de recuperación de la memoria histórica ... o  quizás sí?   sino podrían ser peores los resultados.

De los resultados del proceso electoral podemos sacar las siguientes conclusiones:  Lo primero que resalta es que sigue creciendo la abstención (en algunas CCAA de forma muy preocupante) lo que es fiel reflejo de la desafección hacia los Sindicatos.  Nos mantenemos en la mesa sectorial los mismos Sindicatos que estábamos, pero han crecido de una manera significativa sindicatos de izquierda sectoriales y sólo representativos de la escuela pública y muchos sindicatos del ámbito autonómico también de la izquierda, lo que ha polarizado mucho este voto, mientras que la derecha y el voto corporativo tiene sólo dos referentes ANPE y CSIF.   En las CCAA donde las mareas verdes están activas, Sindicatos como CGT y STEs recogieron ese voto.   Parte de nuestra afiliación no nos ha apoyado, este dato, que puede ser preocupante, de cara al futuro no lo es, lo interpretamos como fidelidad al trabajo y al servicio que le estamos aportando pero que por diversas razones no nos han votado para manifestarnos su rechazo a ciertas prácticas sindicales.

Mucho trabajo nos queda por delante, pero ahora en momentos de evaluación quisiera acabar dándoles las gracias a los votantes de FETE y felicitar a los sindicatos que han obtenido buenos resultados.   Nos encontraremos luchando en contra de la política de recortes y en contra de la LOMCE.

martes, 2 de diciembre de 2014

¿Por qué el 50% de los docentes está estresado y el 13% quemado?

Existen dos variables que inciden en la salud laboral de los docentes, el paulatino envejecimiento del colectivo y la pérdida de un punto del PIB dedicado a la educación que repercute en el empeoramiento de las condiciones laborales del profesorado.
Con respecto al envejecimiento los datos del Informe del CEE son muy significativos y muy claros y todo ello como consecuencia de las OEP que las Administraciones ofertan en las oposiciones y que no llegan al 10% de la tas de reposición (en los próximos 15 años el sistema educativo necesitaría mas de 200.000 profesores más).  Uno de cada tres profesores tiene más de 50 años y sólo el 8% tiene menos de 30 años. Parece, que tanto el envejecimiento como las políticas de recortes repercuten en las enfermedades psico-sociales.
Resulta evidente que el aumento de alumnos por aula, el aumento del horario laboral y la disminución en un 90% del presupuesto dedicado a los programas compensatorios, tiene también una clara incidencia en la salud laboral de los docentes.
En este contexto  FETE y a través del Gabinete Técnico de Salud Laboral, pone a disposición del profesorado un cuestionario (se accede a través de la web federal) para conocer el estado del docente con respecto a las enfermedades psico-sociales (para realizar personalmente y de forma anónima).  Respondieron, por ahora, más de 2.500 docentes y por tanto ya podemos sacar algunas conclusiones.  El 49,6% padece estrés extremo;  la falta de apoyo de las familias, presenciar agresiones físicas, sufrir agresiones verbales, dedicar mucho esfuerzo en mantener el orden en la clase,; son todos ellos aspectos que inciden en ese alarmante porcentaje.
También resulta significativo que el 12,6% se identifiquen con el "síndrome quemado".  Una patología que manifiesta agotamiento emocional y que se traslada profesionalmente en desmotivación y en bajas de larga duración.
En FETE consideramos que la Salud Laboral de los docentes es un tema prioritario en la agenda sindical y nuestro objetivo es trabajar hasta disminuir los porcentajes de la encuesta.  Para ello resulta imprescindible el reconocimiento como enfermedades profesionales, no sólo de los nódulos de la garganta sino también las enfermedades psico-sociales y las enfermedades músculo-esqueléticas.