viernes, 19 de julio de 2013

¿EL ESTATUTO, AHORA, AL FINAL DEL CURSO?

Cuando el aislamiento del PP con la LOMCE es una realidad en varios frentes.  Políticamente, al firmar todos los partidos políticos (excepto UPyD) un documento en el cual se comprometen a cambiar la nueva ley cuando la composición del Parlamento lo permita;  Socialmente, al pedir la dimisión del Ministro una buena parte de la Comunidad Educativa, y donde practicamente la totalidad de los sindicatos y organizaciones sociales, salvo la CONCAPA, realizamos un análisis crítico sobre la LOMCE en la Comisión de Educación del Parlamento ... Nos proponen ¿negociar? al final de curso el "Estatuto Docente", precisamente cualdo el profesorado está de vacaciones y los sindicatos no tenemos respuesta de movilización sindical. 

Para nosotros es importante tener un Estatuto, pero si  el compendio jurídico que resulte va a suponer perder derechos para el profesorado la FETE quedará al margen de ese compromiso.  "Estatuto sí, pero no a cualquier precio".

La negociación del Estatuto tiene que abarcar un calendario de negociación amplio para darnos tiempo al movimiento sindical a debatirlo en los centros educativos, a valorarlo y a conseguir el mayor consenso posible.

El Estatuto tiene que contemplar tres aspectos fundamentales: la carrera profesional, el acceso a la función pública y el mantenimiento de la jubilación anticipada.   
La carrera debe contemplar una promoción vertical cuya base será el concurso de méritos además de la titulación que se exiga.  Y una promoción horizonatal, es decir el reconocimiento del trabajo  realizado en el aula.  Esta promoción estará devidida en siete grados (retribuidos) con una temporalización de seis años cada uno (pudiendo adquirirlo a los tres años) que para su adquisición deberá pasar el profesorado o bien una acreditación de trabajos realizados siguiendo el proyecto educativo del centro, o bien, realizar una evaluación de su tarea docente.

El acceso a la función pública docente para la FETE constará de tres partes:  fase de oposición, dividida en dos partes:  Una para el desarrollo de un tema y otra tipo test.  Fase concurso, donde se acredite los méritos y la experiencia.  Y por último las practicas que a nuestro entender deben ser evaluadas por un tribunal, con una duración de un año y retribuidas por la administración educativa. 

El Estatuto debe contemplar el mantenimiento de la jubilaciuón anticipada a los 60 años para los docentes.

lunes, 8 de julio de 2013

LA LOMCE, CON FECHA DE CADUCIDAD.

La LOMCE es una ley partidista sin un mínimo de consenso social que le auguro una corta vida hasta que la composición del Parlamento  permita cambiarla.  Este anteproyecto entra en el Parlamento acompañado de una serie de iniciativas por parte del Ministerio, que enrarecen y complican el debate sosegado que necesita la tramitación de una ley como la educativa:

Se merman los presupuestos educativos lo que supone una política generalizada de recortes;  el debate sobre la educación en valores queda bloqueado al darle a la religión valor académico;  se introducen argumentos para justificar la inclusión de variables nuevas en la obtención de becas que rayan el insulto al sentido común y se utilizan contínuas referencias a Europa sin el rigor necesario.   Esta ley no es el resultado de haber intentado el consenso a través del diálogo social,  al menos, no, con una parte importante de la comunidad educativa.

Para conocer los principios ideológicos en que se fundamenta la LOMCE debemos leer el preámbulo y la exposición de motivos.    En el preámbulo se menciona de forma reiterada la palabra "talento" (todos los estudiantes poseen talento pero difieren ... el reconocimiento de esa diversidad ... es el primer paso hacia las diferentes trayectorias educativas).  Con esta filosofía se establece la clasificación del alumnado, sólo por su talento sin tener en cuenta sus capacidades, intereses y motivaciones.
A lo largo del preámbulo hay varios comentarios sobre el concepto de "competitividad" (el nivel educativo de los ciudadanos determina su capacidad de competir con éxito...).  De esta forma antepone competitividad a la formación integral,  potenciando la idea de que la educación está al servicio exclusivo del sistema productivo.
En relación con la "equidad y calidad" tacha al sistema actual de mediocre (no hay mayor falta de equidad que la de un sistema que iguale en la desidia...) y confunde calidad con elitismo, dando pie a la especialización de los centros y con ello a la selección del alumnado.
En el preámbulo se hace reiterada alusión a los "informes internacionales" de los que apenas se proporcionan datos y que parecen fundamentar un buen número de las propuestas de esta ley.  Entre ellas la de reducir la tasa de abandono escolar.   Es cierto que España se sitúa a  la cabeza de la UE en abandono escolar,  sin embargo no podemos obviar que en este fenómeno intervienen muchas variables, sino como se entiende que con el mismo sistema educativo hayamos descendido en los últimos años cinco puntos.  Se mejoran los resultados porque ahora los que habían abandonado el sistema por un trabajo en precario ahora vuelven a buscar una mayor cualificación profesional, porque están englobando las cifras del paro actuales.  También resulta significativo los porcentajes europeos del País Vasco, que sin duda responden a políticas educativas acertadas, pero también al tejido industrial de esa zona.
Otro fundamento educativo utilizado en el preámbulo es "mejorar los resultados educativos" (como pone en evidencia los resultados obtenidos por los alumnos en las pruebas de evaluación internacionales como PISA).  Es cierto que es otro de los grandes problemas de nuestro sisyema educativo, pero aquí también debemos ser cautos a la hora de analizar las causas, ya que si observamos los resultados del propio informe en nuestro país, los resultados difieren mucho de una CCAA a otras, e incluso varias está por encima de la media de la UE, lo que nos induce a pensar que son muchas las variables que intervienen en este factor.
Establece que "las evaluaciones externas" (medidas llamadas a mejorar de manera más directa la calidad del sistema educativo).  Al hablar en preámbulo de las evaluaciones externas se mezclan continuamente conceptos y finalidades.  Por un lado se las considera de diagnóstico al considerar que ofrecerán información de cara a futuras decisiones; pero por otro lado van a influir en las decisiones escolares y en la trayectoria individual de cada alumno.  Las medidas planteadas provocan muchos interrogantes y demasiada inquietud.  Lejos de abordar el problema de la repetición de curso que existe en nuestro país, ya que estamos a la cabeza de Europa, con la LOMCE este problema aumentará y será determinante para la segregación temprana.

La LOMCE defiende políticas totalmente opuestas a las de la comunidad internacional.  Así uno de los objetivos estratégicos ET2020 es promover la equidad, la cohesión social y la ciudadanía activa.  Todo lo contrario de las líneas de actuación que nos propone la LOMCE.