jueves, 13 de diciembre de 2012

"Monaguillo" Wert

Cada vez que aparece un nuevo borrador del anteproyecto de la Ley educativa, se acerca más a los postulados de la antigua LOCE, yo diría que los supera.
Con este segundo borrador el Ministro se pliega y se arrodilla ante la Iglesia (ante Rouco Varela).  Desde la transición la Iglesia viene reivindicando que las clases de religión tengan una alternativa, y si es con un curriculo duro, mejor; así el alumnado llenará las clases de religión, no tanto para educarlos en valores sino para evangilizarlos.   Es una aberración desde el punto de vista educativo porque la escuela va a segregar al alumnado según vaya a la clase de religión o vaya a la alternativa.  Es decir la "escuela segregará al alumnado por la educación el valores".
El ministro rompe con el consenso constitucional entre los partidos mayoritarios, y legitima al partido que lo sustituya en el Gobierno a cambiar en este tema. 

La educación en valores tiene que tener caracter obligatorio para todo el alumnado.     La materia debe aportar espacios de reflexión entre el profesorado y el alumnado sobre como abordar los problemas de la sociedad actual desde un punto de vista de moral cíviva y dejar para las familias o alumnos que así lo deen, completar la educación en valores con las clases confesionales.

El currículum de esta asignatura deberá comprender temas como la multuculturalidad, la integración, la solidaridad, la igualdad, la ecología, ... deberá conocer, también, las legislaciones e instituciones democráticas.

El borrador recoge también, otras antiguas reivindicaciones de la patronal de la enseñanza.  Han conseguido que la ley contemple la posibilidad de aumentar conciertos en base a la demanda social.  En un momento de crisis como se explica que aumenten los conciertos en determinados centros sostenidos con fondos públicos y cierren aulas en otros centros.  La Administración deja de planificar la escolarización en base a las zonas de escolarización, y será la demanda la que marque toda la política de escolarización.  La patronal ha conseguido también que a través de las materias que no sean troncales tener la flexibilidad necesaria  para organizar los currículums de forma que puedan seleccionar al alumnado.