viernes, 5 de octubre de 2012

NOS HA DEJADO LUIS GOMEZ LLORENTE

Hoy día 5 de Octubre, día del docente, recibo una llamada a primera hora de la mañana para comunicarme que Luis había fallecido. Sé que no estaba bien ya que a la última reunión de la "Fundación y Ciudadanía" no había acudido, y me extrañó ya que el tema le apasionaba, consecuencias de la ley Wert en la igualdad de oportunidades.  Sin embargo la noticia nos llegó "dura e inesperada".
A Luis le agradezco los consejos y yo diría "el aprendizaje" que me dió cuando desembarqué por la complicada capital del reino para liderar la FETE.  Recuerdo cuando me decía lo importante que era para la FETE la estabilidad como federación y para ello era necesario una permanencia del Sª General (pensaba que iba a estar poco tiempo).  Me decía que tenía que vivir sólo para descansar y relajarme y que tenía que traer a mi familia a Madrid, me aconsejó que cribase muy bien las salidas de Madrid ya que era una de las exigencias del cargo que más quemaba.   Me ilustró sobre las personas que tenían responsabilidades en el Ministerio; y entre los dos vimos la necesidad de crear una fundación que recogiese a personas que en el ámbito de la izquierda estuviesen dispuestas a elaborar documentos y organizar jornadas para reflexionar e influir en temas educativos.
Estos ocho años que trabajé con él, me encontré con una persona que acaparaba todos los valores contrarios a los que una sociedad superficial nos quiere imponer.  el "profesor" era una persona austera, era una persona incansable en el trabajo, siempre con los documentos leídos, con los textos escritos y dispuesto a colaborar.  Tenía una ideología inquebrantable. El laicismo integrador le apasionaba,  los valores que emanan del sindicalismo los convertía en militancia.  Todas las manifestaciones convocadas por los sindicatos, hacía acto de presencia y con su amabilidad nos saludaba a todos los que se cruzaban en su camino.  Era una persona comprometida con los valores de la izquierda y con la educación.  Siempre amable,  siempre educado, conversador con tiempo ilimitado, pero también duro en la defensa de sus convicciones.
Es un orgullo y un honor que hayas militado en la UGT a través de la FETE.  Tus ideas y valores humanos permanecerán con nosotros.  Hasta siempre Luis, te recordamos.