lunes, 16 de julio de 2012

EL PAPEL DEL SINDICALISMO A DEBATE

El otro día sentí vergüenza ajena cuando el Presidente del Gobierno  anunciaba los recortes en el Parlamento y en las bancadas del PP aplaudían y jaleaban a modo de " holliganismo" las medidas que están dirigidas a socavar el estado del bienestar.   Pero hubo dos que me resultaron significativas,  una por la falta de sensibilidad social, disminuir las prestaciones por desempleo, y otra porque merma la capacidad de representación de los trabajadores/as  al disminuir los derechos sindicales.

La constitución reconoce la participación de la ciudadanía a través de dos instituciones (entre otras), los partidos políticos para encauzar la participación política y los sindicatos con el fin de democratizar la vida laboral.   Incluso recoge, también,  la huelga general como un hecho de defensa democrático ante posibles agresiones.

Los sindicatos recibimos ingresos para el mantenimiento de nuestras estructuras por varias vías: principalmente por la cuota de la afiliación; por los derechos sindicales en base a la representación que obtenemos en las elecciones sindicales.   Y también a traves de la formación, cantidades estas con "caracter finalista" y sometidas a varias evaluaciones externas y al rigor del Tribunal de Cuentas.    Hay que añadir que los fondos de formación salen de las aportaciones de las empresas y de lo que cada trabajador aporta a través de su nómina.  La reforma que pretenden con la formación es rebajarnos (o quitárnos) las cantidades a los sindicatos y dárselos a empresas de formación, generalmente vinculadas a los empresarios.

En este país los sindicatos trabajamos con uno de los instrumentos que mejor redistribuye la renta entre la ciudadanía:  "la negociación colectiva".    Mantenemos servicios jurídicos a disposición de los trabajadores y del propio sindicato para recurrir la normativa que va apareciendo en el BOE,  mantenemos sedes abiertas para atender y aclarar dudas y hacemos acto de presencia en los centros para explicar la negociación vigente y recoger sugerencias.   Y este trabajo lo hacemos sin discriminar a los afiliados de los no afiliados.   Y lo hacemos así porque recibimos los derechos sindicales que se nutren de las horas sindicales de los delegados/as y de los acuerdos con las administraciones.

Si se nos quitan o rebajan significativamente los derechos sindicales, lo justo sería contemplar la posibilidad de implantar la "negociación colectiva limitada", es decir, que las mejoras que consigamos los sindicatos a través de la negociación colectiva afectase exclusivamente a la afiliación del sindicato presente en dicha negociación.    Los trabjadores/as no afiliados o afiliados a sindicatos que no firmen tendrían que pagar un canon por el coste de la propia negociación colectiva(si desean que les afecte).

Este sistema pondría en valor  el trabajo sindical  e impide  que la afiliación a los sindicatos soportase económicamente el  coste de la negociación colectiva.   Por el contrario si la negociación colectiva afecta a todos, los sindicatos necesitamos de los derechos sindicales que nos está mermando el Gobierno.  

Podríamos entender el ajuste en derechos en la misma proporción  de merma de efectivos que están sufriendo los centros de trabajo.  Pero lo que pretenden es la exterminación de los sindicatos, y eso no lo van a conseguir.   Ellos están aprovechando la crisis para implantar el "estado del malestar", para acabar con las estructuras incómodas como los sindicatos y para volver a constituir una sociedad basada en el miedo y en la moral "decente religiosa"; y  nosotros a luchar para intentar "que no acaben con todo".  Es la hora de la resistencia.

miércoles, 4 de julio de 2012

LA REFORMA EDUCATIVA DEL MINISTRO WERT

La propuesta de la reforma educativa que el Ministro explicó a los sindicatos en la mesa sectorial de educación el pasado día dos de julio, fundamenta los cambios educativos en unos parámetros que no se ajustan a la realidad.

Siempre tendemos a maximizar los resultados de las evaluaciones internacionales y tenemos la percepción que la educación en nuestro país es un desastre. No relativizamos los resultados y tendemos a sacar conclusiones globales de aspectos que siendo importantes sólo es una parte del problema.   En este sentido el Ministerio hace contínuas referencias a las evaluaciones internacionales de la OCDE para modificar la LOE.   Nosotros sacamos conclusiones contrarias a las del  Ministerio cuando interpretamos los mismos Informes.   El Informe Pisa nos dice que estamos por debajo de la media de la OCDE en comprensión lectora y cálculo.  Eso es cierto, pero no es menos cierto que por lo general las CCAA del norte de España están en la media ó incluso en la media alta.   Por tanto esas CCAA no necesitan ningún cambio en el sistema educativo, y por el contrario en las demás comunidades deberíamos analizar las causas de su retraso para corregir la tendencia a la baja.
La propia OCDE advierte en su último Informe, que la segragación temprana de los alumnos eleva el fracaso escolar, puesto que ejerce un efecto negativo.   El Informe recomienda por el contrario, una educación comprensiva hasta los 16 años, que a su vez atienda a la diversidad del alumnado.    En este sentido la propuesta del Ministerio al adelantar los itinerarios a 3º (incluso a partir de 2º de la ESO con los programas de mejora del aprandizaje) va en dirección contraria a las recomendaciones de la OCDE.

La OCDE se pone como objetivo reducir la tasa del abandono escolar para el año 2020 en el 10%; no podemos obviar que este es uno de los problemas más graves de nuestro país (actualmente el 26%), sin embargo, se ha reducido en tres puntos en los últimos años, casualmente los años de mayor inversión en educación.   El Ministerio nos propone  para fomentar el esfuerzo que el alumno supere una carrera de obstáculos desde primaria hasta la universidad, pasando exámenes y reválidas externas a lo largo  de su escolarización.   Esto va a suponer un aumento del fracaso escolar y por consiguiente también de abandono escolar temprano.   La OCDE considera inútil y caro repetir curso, y así ha denunciado en su último Informe que España es uno de los países con más tasa de repetidores (el 35% de los alumnos de 15 años ha repetido) y sin embargo también es uno de los países con más fracaso escolar.

Escuchar a Ministro en la reunión era recordar los principios ideológicos de la LOCE:    En base a la "autonomía escolar" justifica la especialización curricular de los centros,  lo que traerá con toda seguridad la selección del alumnado por los propios centros;  en base a los itinerarios se irán clasificando a los alumnos según sus conocimientos;     nos propone una mayor profesionalización de la dirección de los centros, apartándola del claustro para que sea la voz de la Administración;    quiere  potenciar las materias instrumentales a costa de las demás con el objetivo de mejorar los resultados en la evaluaciones internacionales,  olvidándose de la formación integral del alumno;  pretende quitar la educación para la ciudadanía en primaria y descaifinarla en la ESO.