miércoles, 2 de mayo de 2012

Griñan "el Hollande español"

Ultimamente la derecha de este país insiste en llamar a los discursos socialdemócratas antiguos y del siglo XIX  que tanto los sindicatos y ahora Griñan defienden  y se oponen al discurso interesado de los políticos que piensan que los mercados deben de regular en exclusividad las relaciones económicas.  Escuchando a Esperanza Aguirre retrocedemos en el tiempo y parece que escuchamos a los economistas liberales de principio de siglo XX, eso sí aquellos eran más prudentes (y educados) que la Presidenta.
Temen a que los ciudadanos/as de este país tengamos otros modelos de los que el Gobierno predica para salir de la crisis.  Eso es lo que temen, y eso lo representa hoy en día el Presidente andaluz en política y los líderes sindicales en la parte social.  Por eso los ataques foribundos a los sindicatos, por eso la presión a las farmaceúticas que acordaron con Andalucía.  No pueden permitir que una comunidad como Andalucía tenga éxito con sus propuestas, ni pueden permitir que el movimiento sindical organice a la sociedad en contra de las propuestas del Gobierno.

La intervención del Presidente andaluz estuvo lleno de ideología y de sentido común, cuando dice:

"No somos conscientes de que prescindir de profesores, de investigadores, limitar la igualdad de oportunidades no es una política de austeridad sino de derroche ya que donde tenemos que invertir es precisamente en conocimiento".
"La austeridad europea nos exige que devaluemos nuestra calidad de vida que nos llevará a descapitalizarnos y por tanto en ahondar en la crisis".
"Contener el déficit sin atender a los factores que lo están causando, siempre temina llevándonos al punto de partida".
"La reforma Laborale es el mejor medio para reducir las plantillas a coste cero".

Desde la izquierda estamos pendientes que en Francia ganen los socialistas para elaborar un discurso contrario a Merkel y se empiecen a elaborar estrategias más equitativas y que salvaguarden el prototipo de sociedad europea.  En España será Andalucía la que recoja (junto a otras CCAA que no gobierna el PP) ese discurso y esas estrategias.   Y estas políticas junto a los líderes sindicales que están manteniendo obstinación, firmeza, compromiso e ideología frente a las políticas del Gobirno serán el cauce para que la sociedad siga oponiéndose a las políticas de Rajoy.