miércoles, 23 de mayo de 2012

EL MINISTRO WERT ES UN PROBLEMA PARA LA EDUCACIÓN

La  huelga estatal convocada por los Sindicatos presentes en la Mesa Sectorial Estatal de Educación era necesaria ya que él seguimiento del 80% del colectivo del profesorado y más de un millón de personas que participaron en las manifestaciones convocadas, así lo demuestran.  Era necesario canalizar el descontento que hay en los centros y mostrar el rechazo a una política generalizada de recortes educativos y oponernos a una forma prepotente de hacer política que impone las decisiones al margen de los diferentes foros de negociación.  En una de las acciones reivindicativas los Sindicatos entregamos al Ministro un tomo de la "Constitución" señalándole los artículos que hacen referencia al papel de los Sindicatos en una democracia.

En FETE consideramos que uno de los problemas que tiene la educación de este país es el propio Ministro de educación.  Es un Ministro que no defiende en el propio Consejo de Ministro la importancia de la educación en un momento de crisis económica.  La educación ha perdido en los PGE un 21% con respecto al año anterior, cuando el resto de Ministerios los recortes le han supuesto un 16%.  Posteriormente en educación nos enteramos que en el "plan de ajuste económico" presentado en Bruselas perdemos otros 4000 millones de euros , y no 3000 millones como nos habían informado.  Todo ello supone perder un punto del PIB pasando del 4,9% al 3´9 %.  Hecho histórico en relación a los presupuestos educativos y que nos retroceden a décadas anteriores. Y de todo ello la responsabilidad es del propio Ministro que va a dejar un legado en materia educativa donde se acabe con la igualdad de oportunidades; donde sea difícil acceder a la universidad, donde no se construyan centros de educación infantil y donde los centros carezcan de los recursos necesarios para realizar sus proyectos educativos.   En un reciente informe de UNICEF  nos indica que más de dos millones de jóvenes menores de 18 años están por debajo del umbral de riesgo de pobreza.  Elevar las tasas universitarias, despedir a miles de profesores o eliminar apoyos, son medidas que van en contra de la cohesión social de este país.

El Ministro de educación es incapaz de generar consensos al margen de las filas de su propio partido  político y tiene abiertos diferentes frentes que es incapaz de cerrarlos.  El movimiento sindical y los agentes sociales de la comunidad educativa vamos a mantener una movilización sostenida en el tiempo hasta conseguir cambiar las directrices políticas del Ministerio.  Movilización que va en aumento y que supera el ámbito profesional del profesorado para que sea  la misma sociedad la que  sale a la calle en defensa de un modelo de escuela pública que no está  dispuesta a renunciar.   Los Rectores plantan al Ministro en una reunión prevista por desacuerdo con la política universitaria y porque impone sus tésis y no negocia.