domingo, 15 de abril de 2012

Hay otra forma para salir de la crisis.

Hoy publican los medios de comunicación encuestas acerca de la valoración del PP y del PSOE.  Los resultados no me sorprenden.  El PP  pierde en porcentaje de votos, la credibilidad de Rajoy es aún peor que la de Zapatero en el momento de mayores dificultades, y salvo los ministros mas desconocidos como es el de exteriores, del ejército y la Vicepresidenta todos suspenden en su gestión siendo llamativa la caida de Gallardón que pasa de 20 puntos a menos 4, me imagino que será por las tonterías que dice acerca del aborto y la conciliación de la vida familiar.   Los ciudadanos están diciéndole al Gobierno que no le gusta esta forma de salir de la crisis, que la educación y la sanidad son dos servicios públicos, dos bienes sociales que el gobierno que los toque tendrá que pagar las consecuencias desde  el punto de vista democrático.  El seguimiento de la huelga del pasado 29 M,  las masivas manifestaciones y los resultados de las elecciones de Andalucía y de Asturias son indicios en el mismo sentido.  Tampoco me sorprende que a pesar de los resultados del PP, el PSOE no mejora ni en intención de voto ni en credibilidad.  Los votantes no perdonan el giro en las políticas económicas. Hubiera sido mas coherente haber adelantado las elecciones cuando cambió la política  económica y siguió las indicaciones del FMI.  Los programas son contratos que hacen los partidos con los ciudadanos y cuando se rompen esos contratos las consecuencias son la pérdida de credibilidad y el alejamiento de la sociedad.
Yo, soy de los que me niego a aceptar que sólo existe la salida a la crisis que nos indican los mercados.  No podemos obviar que políticamente en Europa sólo hay un discurso  y sus principios ideológicos son los liberales, por tanto aprovechan la oportunidad que le brinda la crisis para adelgazar al Estado y favorecer a que las empresas privadas entren en los servicios esenciales (en este caso en educación y en sanidad); es decir "americanizar" a la sociedad europea.
Hay que estar atentos a las elecciones en Francia, es fundamental que Sarkozy pierda las elecciones para que un nuevo discurso confronte con Merkel.  Un discurso que hable de más Europa política, de poner freno al BCE, ... y sobre todo de alargar los años para que los países del ámbito mediterráneo lleguen al déficit del 3% no en el 2013 sino en el 2015.  Un discurso que empieza a plantear que además de ajustar los presupuestos plantee más inversiones y más políticas activas de empleo.