lunes, 20 de febrero de 2012

Las manifestaciones del día 19 y el Sindicalismo.

El día 19 mareas humanas secundaron las manifestaciones en contra de la reforma Laboral convocadas por UGT y CCOO. 
Parece que esta vez la prensa reconoce, más unos que otros, que los Sindicatos aún tienen influencia social y son los interlocutores legítimos de los trabajadores.  Y no sólo porque nos lo reconozca la Constitución sino porque pasamos por el filtro de las elecciones sindicales y somos capaces de convocar a miles y miles de ciudadanos/as en las calles de todo el Estado para decirle al Gobierno que los trabajadores no somos los causantes de la crisis y que a los causantes los Gobiernos no le ponen freno y son ellos los que dirigen las políticas económicas.
A los sindicatos se nos dice que somos estructuras anticuadas porque no nos adaptamos a las necesidades de las empresas, ni defendemos a los parados.  Creo que los sindicatos hemos actuado con responsabilidad firmando el acuerdo que garantiza las pensiones futuras y acordando con la CEOE un documento para salir de la crisis que contempla una moderación salarial y la negociación colectiva con temas tan controvertidos como es la adaptación de los convenios sectoriales a las empresas o la flexibilización laboral.    Pero lo que pretende el Gobierno y los Empresarios es el trágala y utilizando la crisis pretenden abaratar tanto los despidos que las empresas echen a los padres con una limosna de indemnización para ajustar sus presupuestos y contraten a los hijos en condiciones lamentables y precarias.  Hablan de la flexibilidad laboral en otros países, pero lo que no dicen la cobertura social de los trabajadores/as de esos países de las que nosotros carecemos.  La evaluación del gasto social en España no se ha correspondido con el crecimiento económico experimentado hasta el 2008.  Seguimos presentando una diferencia de 4.4 puntos del PIB con respecto a la U.E.
Los Sindicatos a lo nuestro.  Esperemos que las manifestaciones consigan que en el Parlamento se corrigan los desmanes de la reforma Laboral, y mientras tanto a explicar en los centros de trabajo en que consiste y por que llamamos a los ciudadanos/as a salir a la calle.  El día 29 de Febrero acudiremos todos al igual que el resto de Europa a las manifestaciones convocadas.  Ante las injusticias no se razona, se confronta.