lunes, 22 de noviembre de 2010

Nuestro compromiso: afrontar nuevos retos

Ante la proximidad de las elecciones sindicales, solicito el voto para nuestras siglas, para la UGT, porque a lo largo de los últimos años hemos intentado trasladar a las mesas de negociación el sentir del profesorado.
Lo hicimos cuando dijimos NO a un Estatuto que no contemplaba la prórroga de la jubilación LOE y dijimos SÍ a un Pacto que recogía propuestas encaminadas a mejorar nuestro sistema educativo (flexibilidad FP y bachillerato, perfiles orientativos en 4º de la ESO, potenciación de los idiomas y apoyo al profesorado); por otra parte, contemplaba el compromiso ministerial de prorrogar la Jubilación LOE 2 años más.
Queremos que se reconozca y dignifique al profesorado y, aunque sabemos que el respeto nos lo hemos de ganar día a día en el aula, consideramos que con el respaldo de la administración y el apoyo de las familias, la ley de autoridad sería una buena medida para impulsar estas cuestiones.
Insistimos en una cuestión que hemos repetido hasta la saciedad y es que el gasto educativo tiene que convertirse en una prioridad en el centro, concretamente en el aula.
Deberíamos revisar y reorganizar toda la burocracia en que nos vemos envueltos, priorizando, en su lugar, una enseñanza más personalizada, con aulas menos saturadas y apoyos directos al profesorado, para mejorar, de este modo, el rendimiento escolar.
FETE-UGT firmó un Real Decreto de Acceso que se tradujo en una rebaja de la interinidad en torno al 8%, -objetivo que se había marcado el RD de acceso transitorio-.
En UGT nos estamos movilizando, desde el 29 de septiembre, para recordar al Gobierno que la salida de la crisis no puede ni debe realizarse a costa de los trabajadores de este país.
Hemos hecho una apuesta por las políticas interculturales y de igualdad para que la educación sea un instrumento de cohesión social..
Hemos trabajado honestamente para defender los intereses de los trabajadores de la enseñanza, con un compromiso social vinculado a las siglas de la UGT y hemos conseguido, a través de la negociación, concretar parte de nuestras reivindicaciones. Todo lo que nos queda por conseguir es un nuevo reto: nuestro compromiso para los próximos cuatro años.
Compañeros, no olvidemos que la razón de ser de todas las organizaciones sindicales no es otra que  defender los intereses de todos los trabajadores y trabajadoras.
Sólo vuestra participación lo hará posible.