viernes, 10 de septiembre de 2010

¡Así, no! Yo iré a la huelga

Comienza un nuevo curso escolar y los trabajadores de la enseñanza arrancamos motores con la urgente necesidad de pasar por el taller.
A los recortes impuestos por el Gobierno y que nos conducen irremediablemente a la huelga general, se suman las rebajas educativas.
La fuerte crisis económica, que desde hace tiempo estamos viviendo, se va a dejar sentir en las aulas, con una fuerte falta de financiación.
Los recortes de plantillas son los protagonistas de la temporada, con un considerable incremento de alumnos por aula, a esto se añade la paralización de infraestructuras y la falta de otras figuras profesionales, imprescindibles para el buen funcionamiento de los centros; cuestiones estas, que, como siempre, se solucionan parcheando los desconchones.
Así pues, nuestros motivos para participar en la Huelga General lo son por partida doble: al finalizar el curso pasado nos rebajaron el sueldo y al comenzar el presente empeoran nuestras condiciones laborales.
Ayer, 9 de septiembre, y en un acto multitudinario celebrado en Madrid, UGT Y CCOO, expusimos nuestros motivos, los motivos por los que todos los trabajadores deberíamos secundar esta jornada de paros que se llevará a cabo el próximo 29 de septiembre.
Ese día yo iré a la Huelga porque como ciudadano deseo manifestarle al Gobierno que los trabajadores no somos culpables de esta crisis y, por tanto, no debemos ser los paganos de la misma. No queremos decretazos en la función pública, ni recorte de las pensiones ni cualquier otra reforma laboral que suponga un paso atrás. Lo que es verdaderamente necesario es el desarrollo de otras políticas económicas que promuevan el repunte y salida de la crisis.